Cadáveres tendidos en la calle

Tifón Haiyan arrecia su paso por Filipinas y se dirige a Vietnam

Cadáveres tendidos en la calle
Miembros de la localidad de Tacloban llevan a una de las víctimas del paso del tifón Haiyan.
Foto: EFE

MANILA, Filipinas (AP). — Socorristas en Filipinas contaban al menos 100 personas muertas y muchas más heridas ayer, un día después de que uno de los tifones más poderosos que se hayan registrado azotase el país, derribando edificios con enormes marejadas.

Con comunicaciones y caminos aún cortados, el capitán John Andrews, subdirector general de Aviación Civil, dijo que había recibido “información confiable” por radio de su personal de que más de 100 cadáveres yacían en las calles de la ciudad de Tacloban, en la isla de Leyte, que sufrió el peor azote el viernes de las seis islas golpeadas por el tifón Haiyan.

El comandante militar regional, teniente general Roy Deveraturda, dijo que la cifra de muertes “probablemente va a aumentar”, tras ver las fotografías aéreas de la enorme devastación causada por el tifón, que se dirigía a Vietnam.

Autoridades de la aviación civil en Tacloban, una ciudad de 200 mil personas ubicada unos 580 kilómetros (360 millas) al sureste de Manila, reportaron que el aeropuerto allí quedó “arruinado” por las marejadas, dijo Andrews.

El coronel de la Infantería de Marina estadounidense Mike Wylie, que inspeccionó los daños a la pista antes de una posible asistencia norteamericana, dijo que los daños a ésta eran significativos. Aun así, aviones militares podían aterrizar con suministros de emergencia.

“La marejada fue muy alta y hay daños estructurales significativos y árboles derribados”, dijo Wylie, miembro del Grupo de Asistencia Militar Estados Unidos-Filipinas.

Los meteorólogos indicaron que cuando su vórtice tocó tierra, Haiyan tenía vientos sostenidos de 235 kilómetros por hora (147 millas por hora) y ráfagas de 275 kph (170 mph). Eso lo hizo el tifón más potente en lo que va del año, comparable con un huracán de categoría cuatro y cerca de la categoría cinco, la máxima.

Huracanes, ciclones y tifones son lo mismo pero se les llama distinto según el lugar del mundo donde se producen.

El vicealcalde Jim Pe, de la ciudad de Coron, en Busuanga, la última isla azotada por Haiyan antes de salir al Mar Meridional de China, dijo que la mayoría de las casas y edificios allí habían sido destruidos o dañados.

“Fue como si un Boeing 747 estuviese sobre mi techo”, afirmó al describir el ruido de los vientos. Dijo que su familia y algunos vecinos cuyas casas fueron destruidas se refugiaron en su sótano.