¡Que pese ya el Estadio Azteca!

Con el cobijo de su afición, el Tri saldrá hoy a marcar los goles que más pueda
¡Que pese ya el Estadio Azteca!
Jugadores mexicanos se divierten mientras entrenan en la cancha del Coloso de Santa Úrsula de cara a duelo de hoy.
Foto: MEXSPORT

MÉXICO, D.F.— La esperanza de clasificación al Mundial para México no se concentra en la base de jugadores del América ni en su cuerpo técnico sino en el jugador con la onza goleadora.

Con 12 goles en sus últimos 16 partidos entre su club Santos y la selección nacional, Oribe Peralta está encendido con la red enemiga y gracias a sus anotaciones el Tricolor aún goza de vida en la eliminatoria que tendrá hoy el primer capítulo del repechaje contra Nueva Zelanda.

Peralta recuperó su paso goleador después de la lesión que padeció a mediados de año y que le impidió jugar la Copa Confederaciones, la Copa de Oro y varios juegos del Hexagonal de Concacaf con el representativo mexicano.

Desde agosto a la fecha, el “Cepillo” sumó 6 goles a nivel de clubes con Santos, al grado de colaborar en extremo para el paso firme a la Liguilla y al subliderato del torneo.

Y con el Tri, a pesar de los pasajes ausentes, registra 6 tantos en los 8 partidos que lleva en el 2013 con la casaca nacional.

Tal es el peso que podría tener para el juego frente a los “Kiwis” que Miguel Herrera siempre lo tuvo firme como su eje de ataque y sólo trabajó en encontrarle el acompañamiento en la línea, el cual será Raúl Jiménez.

Ya sin Javier Hernández en el ataque, Oribe es llamado a ser el realizador de un Tri con necesidad de goles al tener que cerrar la serie de repesca en Oceanía la próxima semana.

“Dos goles son muy buenos, pero ya cuando es una muy buena ventaja es arriba de tres goles”, expresó Herrera.

“Eso vamos a buscar, el rival cuenta, tampoco puedo decir que cada vez que lleguemos al área vamos a hacer gol. Tienes que trabajar duro, buscar los espacios, un buen disparo de media distancia, cualquier cosa que nos abra la posibilidad de anotar un gol y después manejar mejor el partido”, añadió.

Será la segunda vez que México dispute un repechaje para acudir a un Mundial.

La primera vez rumbo al Mundial de Chile en 1962, cuando se midió a Paraguay en dos partidos y venció por global de 1-0. El primer partido fue como local.

La selección nacional otra vez tendrá que cerrar afuera, el próximo 20 de noviembre en Wellington, Nueva Zelanda y por ello requiere fabricar una ventaja en la ida.

Con el magro antecedente en el año de apenas un triunfo en cinco partidos en el Azteca, el Tricolor de Herrera tiene 90 minutos para salvar el marcador y, de ser factible, finiquitar la historia de un solo golpe, con Oribe como su principal arma.