Agente de TSA muerto en LAX recibió 12 disparos

Gerardo Hernández, el agente de TSA muerto durante el tiroteo ocurrido el 1ro. de noviembre en LAX, sufrió 12 heridas de bala

Un oficial de TSA junto al retrato de Gerardo Hernández, durante un homenaje en Los Ángeles Sports Arena, el 12 de noviembre de 2013.
Un oficial de TSA junto al retrato de Gerardo Hernández, durante un homenaje en Los Ángeles Sports Arena, el 12 de noviembre de 2013.
Foto: AP

MIAMI, Florida.- El agente de la Administración de Seguridad del Transporte (TSA) muerto en un tiroteo en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles recibió doce disparos con un rifle de alta potencia, de acuerdo a un informe de los forenses dado a conocer hoy por CNN.

Tras la autopsia practicada, el informe forense señala que a consecuencia de los disparos el empleado de la TSA, Gerardo Hernández, quedó con heridas de bala que “fueron consistentes” y que le ocasionaron la muerte.

El oficial Gerardo Ismael Hernández, un salvadoreño de 39 años, fue asesinado el 1ro. de noviembre por Paul Ciancia, de 23 años, en un ataque dirigido contra agentes de la agencia, que fue perpetrado en la terminal 3 del Aeropuerto Internacional de Los Ángeles (LAX), el sexto en el mundo por tráfico de pasajeros.

La TSA, una agencia creada en 2001 y que en todo el país cuenta con más de 47 mil empleados, no contaba entre sus filas con ningún agente muerto en servicio hasta el fallecimiento de Hernández.

El agente, el más joven de cuatro hermanos y que dejó huérfanos a dos hijos, recibió este mes un homenaje póstumo en Los Ángeles Sport Arena, durante un reconocimiento al que asistieron cerca de 300 oficiales de la TSA, el administrador de la agencia, el fiscal general del país y el alcalde de la ciudad.

En el tiroteo, Paul Ciancia recibió varios disparos por parte de la policía y fue derivado a un hospital, en donde fue dado de alta y luego puesto bajo custodia de las autoridades. Ha sido acusado de asesinato y violencia en un aeropuerto internacional.

El informe forense sale a la luz poco después de que en el aeropuerto de Los Ángeles se vivieran nuevamente escenas de pánico cuando el pasado viernes una mujer perdió el control de su vehículo y causará un accidente de tráfico cerca de la Terminal 5, lo que ocasionó el caos y escenas de pánico.

Los pasajeros evacuaron esta terminal cuando creyeron escuchar disparos, que luego resultaron ser los sonidos producidos tras la colisión del auto, cuya conductora sufrió una emergencia médica y perdió el control de su vehículo, tal como reportaron las autoridades policiales.

Casi al mismo tiempo, cerca de dos docenas de agentes policiales evacuaron la Terminal 4 tras una llamada anónima que reportó la presunta presencia de un hombre armado con un fusil en una de las puertas de la terminal.

Tras la inspección, no encontraron a ningún peligro y declararon que la zona estaba segura. El aeropuerto recuperó la normalidad la mañana del sábado.

La coincidencia de ambos incidentes ocasionó el retraso de 60 vuelos, lo que afectó a cerca de 4,600 pasajeros, según indicó hoy Los Ángeles Times.