Preocupa el baloncesto de la Gran Manzana

Knicks y Nets no demuestran madera como equipos de playoffs: derrota tras derrota es la constante de los dos equipos

Preocupa el baloncesto de la Gran Manzana
Ambos quintetos están entre los peores de la liga.
Foto: Archivo / EFE

Comienza la alarma a sonar en serio en la Gran Manzana por las constantes derrotas de los equipos de baloncesto de Nueva York durante los dos primeros meses de esta temporada.

Y no es para menos, ambos clubes de la NBA se armaron con varios refuerzos, la mayoría de estos veteranos, con el fin de asegurar victorias y llegar a la postemporada con la esperanza de seguir avanzando en la ruta al campeonato.

Pero por lo que estamos palpando, el descalabro cada vez se torna más alarmante debido a las pobres presentaciones, tantos de los Knicks como Nets de Brooklyn, al extremo de que ambos quintetos están entre los peores de la liga en lo que va del torneo 2013-1014.

Y si no mejoran en lo que falta de este año, las fechas se les sigue cayendo encima, porque la esperanza de acortar distancia será más difícil para recuperarse mientras el tiempo avanza.

Los Knicks regresaron el domingo a su cancha del Madison Square Garden con uno de sus peores records en comienzo de temporada durante los últimos 10 años. Los pupilos de Mike Woodson llegaron a Nueva York de reciente su gira por el Oeste, con marca de 3-12 y ocho derrotas al hilo. Su última victoria fue en Atlanta, 95-91, el 13 de noviembre.

En su regreso del domingo, Nueva York perdió ante New Orleans Pelicans 103-99, para poner su marca en 3-13, siendo su noveno revés consecutivo y octava derrota en el Garden en lo que va de esta temporada.

Por otro lado, los Nets tampoco han podido adaptar sus nuevos refuerzos, aunque han mejorado un poco más que sus vecinos del otro lado del puente. Pero los veteranos Paul Pierce y Kevin Garnett, ambos adquiridos de Boston, entre otros, no encuentran la fórmula para concentrarse con el quinteto de Jason Kidd, quien se estrena este año como entrenador tras una brillante carrera de armador.

La tropa neoyorquina de Woodson cuenta también con figuras veteranas que llegaron para reforzar al vapuleado plantel. Andrea Bargnani, hasta el momento es el único que ha dado la cara entre los recién llegados a los Knicks. Metta World Peace (Ronald William Artest, Jr.) no ha hecho el trabajo junto a Kenyon Martin al frente, mientras que Carmelo Anthony sigue echándose, literalmente, el quinteto encima hasta el cansancio.

Mientras esperamos el regreso del centro Tyson Chandler, fuera desde un mes por fractura en la fíbula, Amar’e Stoudemire continúa jugando pocos minutos, debido a sus dolencias en la rodilla y la espalda.

Visto todo esto, tal parece que una recuperación del club neoyorquino del Garden se torna cada vez más difícil, mientras el público se impacienta.

Por lo tanto, como están las cosas y si continúa como se palpa, estamos en peligro de no ver más baloncesto de la NBA en las canchas de la Gran Manzana más allá de la serie regular.

En cambio los Nets podrían recuperarse y dar la batalla hacia los playoffs, si su centro principal Brook López logra recuperarse de sus achaques de salud, definitivamente, que lo dejó fuera de acción últimamente por siete juegos, aquejado de dolores en el tobillo izquierdo. El fue el factor principal en la victoria del sábado 97-88 contra los Grizzlies en el FedEx Forum, de Memphis.

Junto al armador Deron Williams, lesionado con frecuencia en esta campaña, López forma una dupleta de estelares que puede llevar al equipo de Brooklyn a ser un hueso duro de roer para Miami en la Conferencia del Este.

Por otro lado, los Knicks deben dejar de depender sólo de Anthony como tirador. Tienen que mover más el balón. Y con la recuperación de Stoudemire y Chandler, podrían tomarían el riel más suave rumbo a los playoffs.

Woodson, aparentemente en la cuerda floja, debe darse a respetar más por sus jugadores en la cancha, o sus días pueden estar contados como coach del club del Garden.

Con la derrota del domingo, los Knicks empataron con Miwaukee (3-13) con el peor record de la Conferencia Este en la NBA.