Eliseo Medina abandona ayuno por la reforma migratoria

El deterioro en su estado de salud obliga al líder sindical a ceder su puesto a otros activistas
Eliseo Medina abandona ayuno por la reforma migratoria
Eliseo Medina perdió alrededor de 20 libras durante los 22 días que permaneció en huelga de hambre.
Foto: AP

Washington, D.C. – Debido al deterioro en su estado de salud, el líder sindicalista Eliseo Medina y otros tres activistas abandonaron este martes el ayuno nacional que mantenían desde hace 22 días frente al Capitolio, para presionar por la reforma migratoria.

Pero la lucha por lograr que el Congreso apruebe una ley migratoria continuará, ya que los huelguistas, que subsistieron sólo con agua, serán reemplazados por otros siete activistas que seguirán el ayuno de forma indefinida.

Entre ellos solamente hay un hispano, el reverendo Gabriel Salguero, de la Coalición Nacional de Evangélicos Latinos.

Aunque Medina no realizó una anunciada rueda de prensa en la “carpa comunitaria” para informar sobre su retiro de la huelga de hambre, en el lugar del ayuno sí se realizó un servicio religioso que contó con la presencia de Bernice King, hija del reverendo Martin Luther King Jr., y del congresista por Massachusetts Joe Kennedy, entre otros.

Los activistas que este martes dejan el ayuno habían recibido visitas del propio presidente Barack Obama y su esposa, Michelle, del vicepresidente Joe Biden, de funcionarios de alto rango del Gobierno, y líderes cívicos y religiosos de todo el país.

Para Medina, su abandono del ayuno no ha sido una derrota, ya que el objetivo era persuadir a la opinión pública a que mantenga la presión sobre la Cámara de Representantes.

A sus 67 años, Medina es el mayor de los tres activistas del núcleo que inició el ayuno nacional en Washington el pasado 21 de noviembre, como medida de presión para que la Cámara de Representantes vote la reforma migratoria antes de fin de año.

Desde el inicio del acto de protesta, Medina ha perdido más de 20 libras de su antiguo peso de 184, pero él y los demás activistas han estado bajo supervisión médica.

Las carpas donde han permanecido durante el día, tienen calentadores eléctricos, numerosas cajas de botellas de agua, y dos letrinas a unos cuantos pasos, y hay coches disponibles para trasladar a los activistas a un centro médico si es necesario.

Según las autoridades médicas, el ser humano puede vivir sin comida pero no sobrevivir sin agua por más de tres días.

Dae Joong Yoon, de 44 años, y Cristian Avila, de 23, también han participado de forma continua en el ayuno, mientras que otros activistas de todo EEUU se han sumado al esfuerzo de forma rotativa.

La Cámara de Representantes, que prevé culminar su sesión legislativa el próximo 13 de diciembre, no ha programado un voto sobre la legislación HR15, la reforma migratoria que promueven los demócratas y es similar a la que aprobó el Senado en junio pasado.

El presidente de la Cámara Baja, el republicano John Boehner, no atendió el pedido de los activistas de reunirse con él para discutir la reforma migratoria, ni los visitó en la carpa, como sí lo hicieron los legisladores republicanos de California, Jeff Denham y David Valadao, que apoyan el plan reformista.

Pese a la estrategia predilecta de los republicanos de aprobar la reforma migratoria “por partes”, Boehner tampoco ha anunciado un voto sobre las medidas migratorias de carácter policial que varios comités han aprobado en ese órgano legislativo.

Los activistas se han inspirado en otros líderes que han recurrido a las huelgas de hambre como herramienta para efectuar cambios políticos y sociales.

El fallecido líder sindicalista César Chávez, realizó tres huelgas de hambre para protestar las condiciones de los campesinos en EEUU en la década de 1960, la más extensa de las cuales duró 36 días.

En mayo de 1932, a sus 64 años, el líder nacionalista hindú Mahatma Gandhi inició una huelga de hambre de 21 días para protestar contra el imperio británico en la India.

Este año, miles de reos en California iniciaron una huelga de hambre para exigir cambios en el trato a los prisioneros, mientras que centenares más en el centro penal de EEUU en Guantánamo realizaron una para pedir el respeto al debido proceso y su puesta en libertad.

maria.pena@impremedia.com