Muere dueño de panadería Lucha Dulce

Valentín “Vinny” García, el dueño de la panadería y repostería Lucha Dulce, en Pilsen, perdió la lucha contra el cáncer el pasado 1 de diciembre.

“Vinny” García era uno de los dueños de Lucha Dulce.
“Vinny” García era uno de los dueños de Lucha Dulce.
Foto: Cortesía Michelle García

Chicago.- Valentín “Vinny” García, quien estableció el negocio de panadería y pastelería Lucha Dulce junto a su esposa, falleció el 1 de diciembre por complicaciones derivadas de la leucemia que sufría, según un obituario en la página de la funeraria Cumberland Chapels.

En marzo pasado, La Raza entrevistó García, de 36 años, junto a su esposa Michelle, en el espacio donde establecerían el negocio Lucha Dulce, en la esquina de las calles 21 y Paulina, en Pilsen.

En mayo abrió sus puertas el negocio, que un principio se dedicó más a producir órdenes por pedido.

García era un cocinero autodidacta y ganador del tercer lugar en la competencia

Chicago Retail Bakers Association (CARBA) y varios concursos que realiza la cadena por cable The Food Network.

García y su esposa estadounidense, quienes se conocieron en un concierto de música punk rock en español, también fueron dueños de la cadena de panaderías The Bleeding Heart Bakery, ubicadas en West Town, Lakeview,

Oak Park y Elmhurst, antes de cerrarlas el 5 de agosto del 2012 por un desacuerdo con los inversionistas.

El velorio será el 4 de diciembre en la funeraria Cumberland Chapels (8300 W. Lawrence Ave., en Norridge), de 3 pm. a 9 pm. El 5 de diciembre habrá una misa en la iglesia Our Lady Mother of the Church, a las 10:30 am. La familia está pidiendo que en vez de flores, la gente que lo desee haga donaciones a la familia García a través de la página www.gofundme.com.

SU SUEÑO

Abrir una panadería en un barrio mexicano y preparar versiones saludables y orgánicas de los postres que comía en su niñez, como puerquitos hechos de melaza y calaveras de dulce con chocolate, fue siempre el sueño de García, de descendencia mexicana.

“Quiero hacer el pan del puerquito más saludable para los niños”, bromeó el panadero oriundo del barrio de Wicker Park, en la entrevista otorgada a La Raza en marzo pasado.

Además, estaba feliz de poder vivir a unos pasos de su negocio y de la escuela a la que asistirían sus hijos Sofía, Gabriel y Oliver.

“Queremos involucrarnos en los eventos que ocurren en la comunidad y abrir más negociosos saludables aquí”, dijo a La Raza García, en aquella entrevista.

Su último deseo fue que se cremaran sus restos y que se plantara un árbol en su honor.