Los Bunkers quieren conquistar EEUU “A la velocidad de la luz”

Aunque no obtuvo el Latin Grammy, el más reciente disco de la banda de rock chilena ganó notoriedad en el país

Los Bunkers quieren conquistar EEUU “A la velocidad de la luz”
Los integrantes de la agrupación afirman que la sola nominación le ayudó mucho a su nueva producción.
Foto: Agencia Reforma

Los Bunkers estuvieron muy cerca de llevarse el Latin Grammy en la edición pasada con su último disco “A la velocidad de la luz”, pero aunque no se alzaron con el gramófono, dicen, les ayudó a que su música tuviera mayor trascendencia.

La banda de rock chilena ha logrado notoriedad casi desde su formación y con su primer disco publicado en 2001. En México, fue muy bien recibida, tanto que sus integrantes residen en esa nación desde 2008.

Sus integrantes son originarios de Concepción, una de las tres ciudades chilenas con mayor movimiento cultural y político. Los hermanos Álvaro (voz) y Gustavo (guitarra) López, y los también hermanos Mauricio (guitarras, teclado y voz) y Francisco (batería) Basualto crecieron en medio de la prohibición dictatorial que terminó en 1990, experiencia que ha nutrido la lírica de sus canciones.

La política y el movimiento social han sido parte de la temática de su discografía (tienen siete álbumes de estudio). Sin embargo, su último disco, ha marcado un parteaguas en su carrera, Mauricio habló con La Vibra, y desde México nos contó quiénes fueron los culpables de ese cambio musical.

¿Qué tal saborearon la nominación al Latin Grammy aun cuando no lo ganaron?

Fue igual de importante. Le dio mucha visibilidad al disco. Eso mismo ayudó a que se concrete el interés de más público y de los medios en Estados Unidos, pero también en otros países como Colombia e incluso Argentina en donde saldrá la reedición del disco en febrero. Le hizo muy bien al disco.

¿Cómo ha recibido el público latino de Estados Unidos su música, sobre todo en LA donde hay de todo pero predomina lo regional mexicano?

Se ha generado un pequeño interés. Lo sabemos a través de las redes sociales, y es claro porque el nicho de rockeros no es tan grande en comparación con otros. Pero el feedback mayor que hemos recibido es precisamente de California.

¿Qué significa México para la banda?

Muchas cosas en realidad. Nunca imaginamos que la música nos iba a llevar a tocar a otros lugares y de repente, no sólo visitar México sino fugarte de país. México es muy importante para nosotros, no sólo por lo que nos puede aportar como músicos. Esto va a ser una cosa que independiente de lo que llegara a pasar con el grupo, México nos ha hecho vivir personalmente experiencias increíbles. Nos han abierto las puertas grandemente.

¿Qué definió que sus convicciones sociales se mezclaran con la lírica de sus canciones?

Lo que más nos marca a nosotros, es haber vivido nuestra niñez bajo la dictadura (de Augusto Pinochet), es algo que no te puedes sacudir. En ese sentido, nuestra educación musical giró en torno a la música que se hizo en el exilio, incluso antes de que naciéramos, como Violeta Parra o Víctor Jara; luego en los ochenta, bandas como Los Prisioneros, por ejemplo, era lo que escuchábamos, era la música que nos representaba y decía nuestro sentir. Nosotros vemos las canciones como una manera de compartir nuestros puntos de vista.

Sin embargo este disco es como un parteaguas, porque la lírica cambió y musicalmente lograron otro sonido.

Sí es verdad. Siempre hemos pensado que somos del tipo de músicos que hemos ido variando con el paso del tiempo y que hemos sumado colores. Este disco capta muy bien el sonido que el grupo había venido desarrollando durante los últimos años, pero también suma muchas inquietudes sobre todo sonoras y fue interesante la búsqueda de esas nuevas texturas para no repetirnos. Eso te renueva.

¿Qué tal culpables fueron Yamil Rezc y Emmanuel “Meme” del Real en este cambio?

Son muy responsables de que nosotros hayamos llegado a ese resultado. Conversamos con ellos nuestras preocupaciones y les exigimos en ese sentido, para que en el fondo ellos nos ayudaran a encontrar soluciones diferentes a nuestras inquietudes. Ellos son personas que tienen mucha experiencia con los sintetizadores, y eso predominó mucho en ese cambio.

Los Bunkers fueron nombrados uno de los 100 líderes del año en Chile. Además han recibido la Antorcha de oro y la de plata, y la Gaviota de oro y la de plata en el Festival Viña del Mar.