Presidente Obama nomina a hispano para dirigir el USCIS

El abogado León Rodríguez, experto en asuntos civiles, se encargaría de la agencia de Inmigración

Washington – León Rodríguez, un abogado curtido en la lucha por los derechos civiles y el combate a la discriminación, buscará el visto bueno del Senado para dirigir la Oficina de Servicios de Inmigración y Ciudadanía (USCIS).

Rodríguez, de 62 años, fue nombrado el pasado 19 de diciembre por el presidente Barack Obama, en reemplazo de Alejandro Majorkas, quien fue confirmado por el Senado como el “número dos” del Departamento de Seguridad Nacional. Cumpliendo un trámite, Obama envió este martes formalmente el nombramiento de Rodríguez al Senado, indicó la Casa Blanca.

El Senado no ha fijado fecha ni para la audiencia de confirmación de Rodríguez, ni para su voto definitivo en el cargo. Hasta ahora, ningún republicano ha ventilado públicamente alguna objeción a su nombramiento.

La USCIS no suele hacer comentarios sobre nombramientos pero, en declaraciones a La Opinión, un funcionario de alto rango de la Administración Obama, que pidió el anonimato, dijo este martes que Rodríguez reúne una vasta experiencia en los sectores público y privado “y ha centrado su carrera en la protección de poblaciones vulnerables, incluyendo los latinos”.

Rodríguez, quien nació en Nueva York y es de origen cubano, trabajó en el Departamento de Justicia cuando el Gobierno de Obama inició esfuerzos para demandar a gobiernos que habían aprobado leyes antiinmigrantes, incluyendo Arizona.

De ser confirmado por el Senado, Rodríguez tendrá uno de los puestos más visibles del Departamento de Seguridad Nacional ya que la USCIS se encarga de todos los trámites y ajustes migratorios, incluyendo el procesamiento de visas, permisos temporales y la ciudadanía estadounidense, además de fomentar la integración y participación cívica de los inmigrantes.

Pero Rodríguez afrontará el reto de igualar o superar los logros de Mayorkas quien, según observadores, pudo mejorar la eficacia de la USCIS aún en tiempos de precariedad presupuestaria.

La USCIS tiene 18,000 empleados públicos y contratistas en 250 oficinas en todo el mundo. Su presupuesto solicitado para el año fiscal 2014 es de $3,2 millones, apenas el 5% del total de casi $60,000 millones. La agencia autofinancia buena parte de sus operaciones con las cuotas que cobra por los servicios.

Desde 2011, Rodríguez ha dirigido la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Salud, entidad que supervisa la preservación de datos confidenciales de salud de los consumidores, investiga posibles abusos o el mal manejo de los datos, y combate la discriminación en los servicios de cuidados médicos y sociales.

Rodríguez ha dicho en el pasado que las políticas y procedimientos “no se hicieron para acabar en un armario”, especialmente ahora que la Administración Obama ha puesto en marcha la mayor reforma de salud desde 1965.

Su tesón por proteger la privacidad y seguridad de los datos de salud de los consumidores le han valido elogios de sus pares y supervisores.

Según la secretaria de Salud, Kathleen Sebelius, Rodríguez tiene un “fuerte historial de integridad, liderazgo y buen juicio, tras lograr una sobresaliente experiencia como fiscal estatal y federal”.

En 2010, fue jefe de personal y subfiscal adjunto para Derechos Civiles del Departamento de Justicia donde supervisó operaciones administrativas y se encargó de asuntos de derechos civiles, incluyendo casos de discriminación por origen nacional y estatus migratorio, asuntos legislativos y enlace comunitario.

Entre 2007 y 2010, Rodríguez fue fiscal del Condado de Montgomery, en Maryland, donde lideró un equipo de 45 abogados que asesora a las agencias del condado.

Rodríguez trabajó para el sector privado y ostentó el cargo de fiscal estatal en varias jurisdicciones entre 1997 y 2001, incluyendo Nueva York y Pittsburgh (Pensilvania), donde supervisó investigaciones de crímenes de cuello blanco.

Rodríguez obtuvo su título de abogado de la Facultad de Leyes de Boston College.

Maria.pena@impremedia.com