Cuatro hospitalizados por derrame tóxico en Virginia

Los pacientes forman parte del grupo de 32 personas que acudieron a hospitales del área para tratamiento por síntomas como náusea y vómito
Cuatro hospitalizados por derrame tóxico en Virginia
Las autoridades evalúan el nivel de seguridad del agua en Virginia, mientras distribuyen suministros embotellados del líquido a los afectados.
Foto: Archivo

CHARLESTON, Virginia Occidental — Cuatro personas han sido hospitalizadas y varios centenares de miles siguen sin agua corriente luego de que una sustancia tóxica se derramase de un tanque en Charleston al sistema de tratamiento de aguas, dijeron el sábado las autoridades.

Unas 300,000 personas en nueve condados comenzaron su tercer día sin poder beber, bañarse ni lavar platos o ropa con el agua corriente, luego que una sustancia se derramase de una planta de Freedom Industries hacia el río Elk. Sólo se permite el uso del agua para descargar inodoros.

Allison Adler, del Departamento de Salud y Recursos Humanos, dijo que 32 personas acudieron a hospitales del área para tratamiento por síntomas como náusea y vómito. De ellas, cuatro quedaron hospitalizadas en el centro médico del área de Charleston. Su estado de salud no se dio a conocer.

Adler añadió que las autoridades siguen tratando de determinar el nivel de seguridad del agua y que más tarde habría más información disponible para los residentes.

En las primeras horas tras el derrame, residentes preocupados por los potenciales efectos para la salud abrumaron el Centro contra Envenenamientos de Virginia Occidental con llamadas telefónicas. Adler dijo que unas 50 personas llamaron con preguntas sobre cómo mantener a salvo a cabras, pollos y otros animales.

Las autoridades federales, entre ellas la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA, por sus siglas en inglés), iniciaron una investigación sobre la filtración. Aún se desconoce exactamente la cantidad de elementos tóxicos que llegó al río.

El presidente de la compañía emitió una disculpa a los residentes del estado.

“Quisiéramos comenzar disculpándonos sinceramente con la gente en los condados afectados en Virginia Occidental, dijo Gary Southern. “Amigos y vecinos, este incidente es extremamente desafortunado, imprevisto y sentimos muchísimo los problemas que esto ha causado a la vida diaria de todo el mundo”.

Las autoridades trabajaban con una compañía de Tennessee que produce la sustancia para determinar la proporción de la misma que puede haber en el agua sin representar daños para los residentes, dijo Jeff McIntyre, presidente de West Virginia American Water.

“No sabemos con certeza que el agua no sea segura. Pero no puedo decir que es segura”, sostuvo ayer McIntyre.

El tóxico vertido, un agente usado en el proceso de preparación de carbón, se filtró de un tanque en Freedom Industries y desbordó un área de contención. McIntyre indicó que no es letal en su forma más fuerte. Funcionarios de emergencia del condado Kanawha indicaron que se llama metanol 4-metilcicloexano.

De acuerdo con Fisher Scientific, la sustancia es dañina si es ingerida — y podría serlo si es inhalada — y causa irritación en los ojos y la piel.

Por ahora no existe forma de tratar el agua contaminada, aparte de limpiar el sistema hasta que la concentración sea lo suficientemente baja para que sea seguro, algo que pudiera tomar días.

?>