Antiácidos y su salud

Sigue a La Opinión en Facebook

Los excesos son siempre perjudiciales, incluso cuando se trata de medicinas sin receta.

Una investigación reciente realizada en Kaiser Permanente reveló que el uso de antiácidos (que se consumen para aliviar la acidez y las molestias estomacales) por períodos largos puede ocasionar una deficiencia de vitamina B12, que si no se trata a tiempo puede causar anemia y otras complicaciones de salud. En algunos casos extremos, hasta daño neurológico y demencia.

Los investigadores usaron los registros médicos de más de 200,000 de sus pacientes y detectaron que los que tomaron medicamentos antiácidos del tipo inhibidor de la bomba de protones (como Prilosec, Nexium, Prevacid, Aciphex, Protonix y Kapidex), tenían un riesgo 65 por ciento mayor de desarrollar deficiencia de vitamina B12, especialmente los que tomaban una pastilla y media al día.

Los investigadores insisten en que las personas que necesiten este tipo de medicamento los sigan usando, pero bajo la supervisión del médico quien debe prescribir la dosis más baja posible y estar al tanto de una posible deficiencia de vitamina B12.

Si pasa mucho tiempo sentada, ¡Cuidado! Especialmente si ya te encuentras en la tercera edad. Un estudio reciente realizado en el Brigham and Women’s Hospital, en Boston, llegó a la conclusión de que las mujeres mayores pasan demasiado tiempo sentadas, tras rastrear los niveles de actividad de más de 7,000 mujeres con una edad promedio de 71 años quienes durante una semana llevaron un acelerómetro (un equipo para medir la actividad), mientras estaban despiertas.

El monitoreo de casi 15 horas diarias detectó que permanecían sentadas 9.7 horas, el equivalente de 65.5% de las horas de vigilia. El tiempo sedentario aumentó con la edad y con la masa corporal.

El equipo, liderado por el investigador Eric Shiroma, estima que los resultados son importantes ya que otros estudios han indicado que el sedentarismo es un factor de riesgo importante de condiciones como los problemas cardíacos y la diabetes tipo 2, y confía en que esta información ayude a los doctores a formular recomendaciones nuevas para que sus pacientes mayores se mantengan más activas y por lo tanto, más saludables.