Restos de Ariel Sharon en capilla ardiente

Sigue a La Opinión en Facebook
Restos de Ariel Sharon en capilla ardiente
El presidente israelí Shimon Peres rinde tributo ante el ataúd del exprimer ministro Ariel Sharon, ayer en el Parlamento, en Jerusalén.
Foto: ap

JERUSALEN/AP — Los restos de Ariel Sharon llegaron al Parlamento en Jerusalén donde fueron colocados en capilla ardiente un día después que el exprimer ministro y general israelí falleciera a los 85 años.

Se espera que miles de israelíes rindan tributo en el Knesset, de acuerdo con la policía.

Las autoridades planean un funeral de Estado para hoy, con la participación de líderes israelíes y de todo el mundo.

El vicepresidente de Estados Unidos Joe Biden, el exprimer ministro británico Tony Blair, el premier checo Jiri Rusnok, el ministro de Relaciones Exteriores de Alemania Frank-Walter Steinmeier y otros asistirán, señaló.

Posteriormente, los restos de Sharon serán trasladados en un convoy militar para enterrarlos en su finca.

Una de las figuras más icónicas y controversiales de Israel, Sharon estuvo en coma ocho años tras un embolismo que lo dejó incapacitado en la cima de su poder político.

La noticia de su fallecimiento e historias de sus victorias dominaron ayer los diarios y estaciones de televisión de Israel.

La carrera de Sharon abarcó los 65 años de existencia de Israel y su vida estuvo estrechamente vinculada con la historia del país.

Sharon, uno de los generales más famosos del país, era conocido por sus tácticas audaces y por la ocasional negativa a obedecer órdenes.

Los historiadores le dan crédito por salvar el pellejo del país cuando la guerra de 1973, cuando varios ejércitos árabes atacaron sorpresivamente a Israel el día sagrado de Yom Kippur, provocando fuertes bajas.

Como político, era conocido como “la excavadora”, un hombre que desdeñaba a sus críticos a la vez que conseguía hacer lo que se proponía. Lo eligieron primer ministro en 2001.

En 2005 dirigió la retirada unilateral de las fuerzas y colonos israelíes de la Franja de Gaza. Fue un viraje asombroso para un hombre que había sido un líder en la construcción de asentamientos israelíes.

Posteriormente abandonó su Partido Likud, de línea dura y estableció el partido centrista Kadima. Parecía que iba camino a una victoria fácil en la reelección cuando sufrió un embolismo en enero de 2006.