Human Rights Watch pide una reforma migratoria

La organización humanitaria critica los abusos de inmigrantes y otros grupos vulnerables en EEUU

Washington – EEUU continúa tratando como criminales a los inmigrantes indocumentados, centenares de los cuales terminan en celdas de aislamiento, pese a que muchos no tienen antecedentes criminales o solo infracciones menores, según un informe divulgado este martes por Human Rights Watch (HRW).

En su informe anual sobre la situación de los derechos humanos en el mundo, HRW critica el continuo “procesamiento criminal por infracciones migratorias”, que tradicionalmente se han resuelto mediante la deportación y otras sanciones.

En 2012, los casos por infracciones migratorias conformaron el 41% de todos los casos criminales federales y el ingreso ilegal a Estados Unidos es, hoy por hoy, “el crimen federal más procesado” en este país, dijo el voluminoso informe en su apartado sobre EEUU.

“Muchos de los procesados tienen poco o ningún historial criminal y tienen vínculos sustanciales en EEUU, como familiares que son ciudadanos estadounidenses con quienes intentaban reunirse cuando fueron arrestados”, indicó el documento de 667 páginas.

La vasta red de centros de detención de inmigrantes alberga a unos 400,000 extranjeros cada año y, en cualquier día, “centenares de detenidos” se encuentran en confinamiento en solitario, advirtió el análisis.

Durante el confinamiento en solitario, el detenido es aislado del resto de la población carcelaria durante la mayor parte del día sin ningún o poco contacto humano. Aunque las autoridades aseguran que solo buscan proteger al detenido de ataques de otros presos, el aislamiento prolongado puede provocar consecuencias trágicas.

En septiembre de 2013, la Oficina de Inmigración y Aduanas emitió una directriz que restringe la práctica para casos en que sea “necesario y cumpla con las normas de detención”, pero sólo como último recurso y cuando no existan otras “opciones viables” de alojamiento del detenido.

Las autoridades de ICE aún no han reaccionado al informe.

HRW calificó de “crucial” la reforma migratoria que aprobó el Senado en junio pasado y que ofrece una vía hacia la eventual ciudadanía de los indocumentados, y lamentó que la Cámara de Representantes no ha hecho “un progreso serio” en esta materia.

Según HRW, una reforma migratoria “alinearía mejor” las prácticas migratorias y de detención en EEUU con las normas de los derechos humanos, especialmente si se elimina el plazo de un año para quienes solicitan asilo.

La reforma que salga del Congreso debe incluir la legalización de los indocumentados; la reunificación familiar; la protección de los inmigrantes de abusos en sitios de empleo; la salvaguarda de su derecho al debido proceso, y un enfoque de las medidas policiales en “amenazas a la seguridad genuinas”, dijo.

En el apartado sobre EEUU, el documento también condenó que persiste la contratación de menores para trabajos peligrosos en el sector agrícola, así como medidas judiciales que discriminan a personas infectadas con el VIH.

HRW también condenó los programas de espionaje doméstico, la promesa incumplida de cerrar el penal de Guantánamo, y las duras sentencias estatales y federales que permiten que EEUU tenga la población carcelaria más extensa del mundo.

El grupo destacó que de la población carcelaria de 2.2 millones en 2011, un total de 26,136 en cárceles estatales y federales eran personas mayores de 65 años, un incremento del 62% en cinco años.

Maria.pena@impremedia.com