México también ayunará por la reforma migratoria en EEUU

El Instituto para las Mujeres en la Migración lidera la iniciativa
México también ayunará por la reforma migratoria en EEUU
En los Estados Unidos, cientos de miles de personas han participado de los ayunos por la aprobación de la reforma migratoria.
Foto: Archivo/EDLP / V.Matos

MÉXICO – Organizaciones civiles mexicanas se sumaron este miércoles a la campaña “Ayuno para las familias: un llamado hacia la Reforma Migratoria” que se inició el 21 de enero en Estados Unidos para exigir la legalización de millones de indocumentados, la mayoría originarios de este país.

“El objetivo es brindar solidaridad a todas esas familias migrantes transnacionales que han sido separadas debido a las políticas migratorias de Estados Unidos y ante un debate pausado” sobre la regularización, informó el Instituto para las Mujeres en la Migración (IMUMI), institución que encabeza el ayuno a través de activistas.

Las acciones buscan hacer eco a la Alianza Nacional de Campesinas de EEUU, una de las promotoras de las huelgas de hambre que buscan presionar al gobierno estadounidense hasta el 31 de enero para que se retome el debate en el Congreso.

El presidente Barack Obama dijo anoche que el tema está en manos de los republicanos.

Imumi resaltó en un comunicado la particular necesidad de hacer visible la urgencia de regularización de las mujeres que laboran en los campos de la Unión Americana.

De acuerdo con la National Agricultural Worker Survey, actualmente hay alrededor de tres millones de campesinos empleados en los campos de EEUU; de los cuales, el 21% (alrededor de 630,000) son mujeres.

“Ellas son permanentemente amenazadas de ser deportadas o separadas de sus hijos que nacieron en Estados Unidos”, detalló.

Las campesinas se enfrentan a condiciones precarias de trabajo, salarios bajos, discriminación y diferentes tipos y modalidades de violencia mientras migran, en sus hogares, en su trabajo y en la comunidad.

La violencia sexual la principal forma de agresión en su trabajo a manos de reclutadores, compañeros de trabajo, capataces, clientes y otros, según el reporte.