Otra de la Patrulla Fronteriza

El instruir a un niño a disparar contra una figura que lleva gorra, playera y pantalones holgados, frente a una pared que se asemeja a la barda fronteriza, no implica necesariamente que se enseñe a agredir a los indocumentados.

Esto tampoco exime a la Patrulla Fronteriza de la irresponsabilidad de esta terrible idea que fue parte de un evento destinado a mejorar las relaciones comunitarias.

La intención de este juego fue mostrar cómo la Patrulla Fronteriza usa armas no letales, en este caso aparentemente se disparaba una bala de talco en vez de gas picante. Lamentablemente, mediante el uso de esta figura como blanco también le enseñaron a los niños a reconocer que “la amenaza” viste de esa manera. Un atuendo que estereotipa el vestir de muchos jóvenes de minorías y gente trabajadora.

Es imposible ignorar la ironía de este ejercicio de moderación policial, de responder con gas picante, y que lo realice justo la Patrulla Fronteriza que ha sobresalido por matar a tiros a gente que solamente le tiraba piedras a la distancia.

Creemos que fue una muy mala idea de usar esa figura en esta práctica, incluso cuando la utilicen otras agencias policiales. El escrutinio sobre la Patrulla es diferente y requiere tener una sensibilidad mayor, especialmente en sus eventos comunitarios. Para eso hay muchos tipos de blanco de práctica, pero se decidió por este.

Tampoco ayuda a su imagen comunitaria el fervor del sindicato —que agrupa a los patrulleros— en contra de una reforma migratoria y su expresada frustración de no poder detener más gente. Pero ese es otro tema.

Por todo esto, la Patrulla Fronteriza no puede darse el lujo de la insensiblidad y la ignorancia de no reconcer el impacto de sus acciones.

Los contribuyentes son los que pagan el salario de estos empleados públicos para que hagan su labor, con el respeto que merecen por igual ciudadano como indocumentado. El dinero no es para enseñarles a los niños a disparar contra figuras de personas aunque los proyectiles sea inofensivos.

¿Será que Estados Unidos necesita más niños interesados en jugar a disparar algún tipo de arma, como para que los ayuden la Patrulla Fronteriza en su evento comunitario?