Dispuesta a ‘presionar’ a Obama, dice

Si para el verano no hay un plan republicano exigirá al Presidente alto a las deportaciones

Entrevista

HOUSTON. Texas.— Loretta Sánchez, congresista demócrata del Distrito 46, tiene plazos claros cuando habla del debate migratorio.

Sánchez, quien lleva 17 años en el Congreso, cuenta que cuando el presidente Barack Obama quería hacer la reforma de salud, el caucus hispano le pidió que impulsara primero la reforma migratoria, pero no lo hizo.

“Ahí estuvimos empujándolo. No sé que más podemos hacer”, exclama la congresista durante una entrevista con La Opinión, en la que dejó claro estar dispuesta a involucrarse más directamente en un acto de presión a Obama para que detenga las deportaciones si para el verano próximo no hay una propuesta concreta en la Cámara de Representantes.

¿Qué le parecen los principios republicanos sobre inmigración?

Pienso que el empuje real no se verá hasta que pasen las elecciones primarias de los partidos. Hay varias personas que quieren votar por esto, pero tienen miedo por su elección interna. Quizás en junio o julio podamos hacer algo.

¿Qué opina de no crear un camino nuevo para que los indocumentados accedan a la ciudadanía? ¿Lo apoyaría?

Si se están refiriendo a que solo las personas pueden trabajar aquí, pero no tiene oportunidad de la residencia legal y ciudadanía, entonces eso es inaceptable.

Pero si lo que nos están diciendo es un programa donde dan una visa de cinco años y después les dan la residencia y los ponen en el camino del sistema migratorio vigente, eso podría ser aceptable.

¿Qué le parece el rol que ha tenido el caucus hispano y su liderazgo en este debate?

Todos los miembros del Caucus hemos trabajado bastante duro. Siempre el tema principal de nuestra reunión es la reforma migratoria. Yo en particular he estado trabajando con Zoe Lofgren, de California, que ha sido una de las demócratas claves en este debate.

Cuando el presidente Barack Obama quería hacer la reforma de salud nosotros le pedimos que impulsara la reforma migratoria primero, no lo hizo, pero ahí estuvimos empujándolo. No sé qué más podíamos hacer.

Mencionó la coordinación con Lofgren, ¿puede detallar más en qué consistió esto?

Cada semana hablamos. En años anteriores teníamos una lista de legisladores con quienes hablar para saber cuál era su posición en este debate. Hemos cambiado bastantes ideas y creo que la mayoría va a estar con nosotros.

¿Ayudará a presionar al Presidente para que pare las deportaciones?

Por supuesto. Ahora no estamos poniendo tanta presión porque le estamos tratando de dar un poco de campo a Boehner para que pueda hacer sus cosas. Pero si vemos que para principio del verano no hay nada concreto, vamos a poner hasta más presión en el Presidente.