TU TECNOLOGÍA: La marcha de los robots columna

Tu Tecnología

Las cosas se están poniendo difíciles para los humanos. Es prácticamente imposible encontrar una profesión que no haya sido afectada por el desarrollo tecnológico de los últimos años.

Al principio, adoptamos nuestras computadoras para que nos ayudaran a ser más productivos y definitivamente lo logramos… una persona hoy en día es dos veces más productiva que una persona en los años cincuenta. Pero… ¿A qué costo ha llegado esta productividad?

Esta semana fui invitado a participar en un show de televisión pero esta no fue una de mis entrevistas normales… estuve en el show a través de un robot de telepresencia llamado Double de Double Robotics. ¿Qué quiere decir esto?

Participé en el show a través de un robot que puedo controlar desde cualquier parte del mundo usando un iPad y una conexión de internet. De esa manera, mi cuerpo virtual estaba en el show y mi cuerpo real podría haber estado en cualquier parte del mundo desde Brasil hasta la India. ¿Cómo llegamos aquí?

Todo comenzó una primavera en el año 1961 en una fábrica de General Motors en el pueblo de Ewig en Nueva Jersey. Un empleado poco usual comenzó a hacer su faena con una eficiencia nunca antes vista.

Para comenzar, hacía un trabajo que nadie quería tomar, agarrar piezas de metal hirviendo acabadas de salir del molde y colocarlas en una estera. Una y otra vez, agarraba las piezas de metal y giraba efectivamente colocándolas con un nivel de precisión que podía ser la envidia de los fabricantes de maquinarias de relojes suizos.

El empleado se llamaba Unimate y fue el primer robot industrial que se puso en producción en el mundo. Como buen robot, podía hacer la misma tarea repetitivamente sin preocuparse por las condiciones ambientales, sin usar trajes de protección, sin poner demandas de compensación de trabajo, sin ir al baño, veinticuatro horas al día, sin pedir vacaciones.

Por un tiempo pensábamos que estos autómatas estaban limitados a estos trabajos difíciles pero precisos pero hemos cruzado una nueva frontera. Estamos efectivamente en la era que los robots nos pueden reemplazar en el trabajo o reducir las plazas disponibles para nosotros, los complicados, inconformes e insatisfechos humanos.

Está ocurriendo una división donde los trabajos cognitivos donde hay que usar la imaginación y la creatividad y que pagan altos salarios, están creciendo junto a los trabajos manuales de baja paga. Los trabajos que están desapareciendo son los del medio, son los trabajos que son rutinarios debido a que están siendo automatizados.

En una fábrica de Carolina del Norte hoy en día ciento cuarenta empleados hacen el trabajo con los mismos resultados que tomaba dos mil empleados en los años ochenta. Todo esto debido a la automatización porque cuando el costo de la labor sube, es rentable automatizar.

La industria de la manufactura regresará a este país lentamente pero será en las espaldas de los modernos Unimates, los robots que nos van a robar los trabajos. Nos toca actualizarnos sobre la tecnología para por lo menos tener trabajo reparándolos…