Solo un gran cuento

El presidente Barack Obama también pierde por la falta de acción de los republicanos
Sigue a La Opinión en Facebook
Solo un gran cuento
Los republicanos aseguran que no existe confianza sobre Obama y la reforma migratoria.
Foto: Archivo

POLÍTICA

Esto ha sido un gran cuento. El Partido Republicano le hizo creer, por un momento, a los hispanos y a los inmigrantes que realmente quería que se aprobara una reforma migratoria para este año. Sin embargo, la verdad, es que todo parece indicar que no va a pasar nada.

El final del cuento es que los inmigrantes indocumentados se quedarán sin legalización por mucho tiempo más y los republicanos se volverán a quedar sin la Casa Blanca en el 2016.

Es todo un juego político.

El año pasado, el Senado (con mayoría demócrata) aprobó una propuesta de reforma migratoria.

El punto central era legalizar a la mayoría de los indocumentados y darles un camino a la ciudadanía. Llegó, entonces, el turno de la Cámara de Representantes, dominada por los republicanos, y ahí todo se echó a perder.

Después de muchos titubeos y consultas internas, el Partido Republicano dio a conocer hace unos días una “lista de principios” sobre inmigración.

La lista incluía, como era de suponer, más seguridad en la frontera, más visas, más verificación en los empleos, más registros de entradas y salidas de visitantes.

Pero lo importante es que le daría un “estatus legal” a la mayoría de los indocumentados.

Muchos creímos que el debate había, por fin, comenzado.

Por todos lados se hablaba de una solución intermedia, es decir, darle a los indocumentados la legalización sin un camino para lograr la ciudadanía.

Bueno, hasta el mismo presidente Barack Obama dijo en una entrevista a CNN que él no vetaría esa opción.

Pero de pronto, todo se paró: Mitch McConnell, el líder republicano en el Senado, dijo que el asunto migratorio no se podía resolver este año; por su parte, el congresista del Tea Party Raúl Labrador dijo que si el líder en la Cámara de Representantes, John Boehner, llevaba el tema a votación debería perder su puesto; y Boehner, cediendo a la presión, dijo que tenía serias dudas de que el 2014 fuera el año de la reforma migratoria.

Inmediatamente, todos los republicanos (entrenados en sus talking points) empezaron a culpar al presidente Obama por el fracaso de la reforma migratoria.

Sí, efectivamente, Obama no cumplió con su promesa sobre la reforma migratoria en el 2009.

Pero que no quede duda: la culpa de que no haya reforma migratoria en el 2014 es del partido Republicano y de su líder John Boehner. Así, ni siquiera se atrevieron a llevar el tema a votación.

Su cálculo político es que en el 2015 podrían revivir el tema. Pero se equivocan.

Estaremos en la mitad de una brutal campaña por la presidencia. Nadie va a querer lidiar con migración ese año.

Lo más grave para los republicanos es que en las elecciones del 2016 van a perder a la mayoría de los 16 millones de votantes hispanos y, seguramente, también perderán la Casa Blanca.

Este tema, sin duda, los va a perseguir como un fantasma.

Ahora, el presidente Barack Obama también pierde por la falta de acción de los republicanos.

En los próximos meses va a crecer enormemente la presión para que detenga las deportaciones de miles de indocumentados que no hayan cometido crímenes.

Él dice que no tiene la autoridad para hacerlo. Pero muchos abogados, como él, creen que sí la tiene.

El argumento es el siguiente: si pudo detener las deportaciones de los dreamers —con la llamada acción diferida— también lo puede hacer con sus padres, hermanos, vecinos y compañeros de escuela y trabajo.

Así que hay una grave contradicción en la postura del presidente Barack Obama.

Él dice que quiere una reforma migratoria pero, al mismo tiempo, ya ha deportado a casi dos millones de inmigrantes que se hubieran beneficiado de esa medida.

No puede decir: “Te quiero en este país” y luego enviar a unos agentes migratorios a deportarte. Sus acciones contradicen sus palabras.

Mientras, la situación de los indocumentados se vuelve desesperante.

Un presidente los quiere deportar mientras el único partido que puede hacer algo para legalizarlos les da la espalda.

Este no es el sueño americano que ellos se imaginaron al venir. es un gran cuento.