Con Omar, Chivas…Retoman confianza

Doblete del capitán del Rebaño ayuda a derrotar a Querétaro y subir al cuarto sitio

GUADALAJARA, Méxi-co.— Una genialidad de Omar Bravo y un regalo del portero rival apagó el enojo de la afición rojiblanca.

“Yo entiendo que la gente se desespera un poco pero el equipo ahí va, son tres puntos que nos meten quizá entre los primeros cuatro lugares y hay que seguir así”, explicó Omar Bravo, autor de un doblete.

Tras 60 minutos de poca claridad, abucheos y desesperación, Carlos Fierro metió un centro preciso desde la derecha que Bravo definió con clase para darle a las Chivas el gol que sacudió del malestar a su gente.

Los Gallos habían hecho ver mal al Rebaño sobre todo en el primer tiempo cuando fueron dueños del partido y tuvieron varias opciones de gol.

Mario Osuna con un bombazo desde fuera del área empató el partido al 79′ en un marcador que parecía justo por lo que hasta ese momento ocurría en el juego.

Sin embargo, las Chivas asumieron la iniciativa en busca del triunfo y así dos minutos después Bravo aprovechó un doble error visitante.

Luis Loroña rebanó un pase que parecía no tener mucho, la pelota le quedó a Omar, quien disparó por debajo de las piernas de Édgar Hernández, quien atacó mal el balón para comerse el 2-1 definitivo.

Así los abucheos y silbidos en contra de José Luis Real y su gente, se transformó en gritos de celebración con el “Chivas, Chivas” ante la segunda victoria del equipo tapatío.

Y aunque no fue el del pase ni el de la definición en los goles, Jorge Enríquez fue la clave para el resurgimiento rojiblanco.

El “Chatón” inició el avance del primer tanto, pero sobre todo de la fuerza que requería el equipo desde el inicio en el medio campo rojiblanco.

Enríquez ingresó al medio tiempo por Rafael Márquez Lugo, el cambio ya habitual del “Güero”; en realidad Márquez Lugo ni adelante, ni en medio, ni por fuera, ni por el centro.

Otra vez sufrió para poder pesar en el juego y tras el descanso ya no volvió.

Con el marcador las Chivas se treparon al cuarto lugar de la tabla general y la lección que le queda al “Güero” es quizá ya no volver a jugar con sus cuatro delanteros de inicio.

Bravo llegó a 111 goles como rojiblanco en la Liga y se pone a 11 de Salvador Reyes, el mejor anotador de la historia en el equipo.

“El equipo va de menos a más, estamos en camino de lograr una buena integración y eso se logra partido a partido, ayudan mucho las victorias seguidas, para ganar confianza, pero falta mucho por mejorar”, indicó el técnico José Luis Real.