Le sale barato a Aroldis

Lanzador cubano fue operado tras bolazo; no perderá la temporada

GOODYEAR , Arizona.— Aroldis Chapman fue sometido ayer a una cirugía para corregir una fractura en la parte superior del ojo izquierdo.

El taponero cubano de los Rojos de Cincinnati fue golpeado el miércoles pasado por una línea conectada por Salvador Pérez, receptor de los Reales de Kansas City.

El director médico del equipo, doctor Tim Kremchek, informó que le fue colocada una placa en el hueso sobre el ojo para estabilizar la lesión.

Chapman también sufrió una fractura de nariz, pero no encontraron más lesiones de consideración.

“Tuvo mucha suerte. En este momento está despierto, está alerta y sabe lo que está pasando”, dijo Kremchek a un reportero de MLB.com.

“La idea es conseguir que se estabilice la parte afectada y habrá que esperar un par de semanas para que él pueda comenzar los ejercicios y a lanzar”, agregó el galeno.

“Considero que estará de vuelta en seis a ocho semanas con lentes de contacto”, informó Kremchek.

El veloz pitcher de 26 años de edad, cuya recta supera a veces las 100 millas, está internado en el Banner Good Samaritan Hospital en Phoenix, donde se espera que se mantenga por lo menos hasta mañana.

Cuando se le preguntó al médico si Chapman sería capaz de lanzar de nuevo en la temporada cuyo inicio está a la vuelta de la esquina, Kremchek respondió: “absolutamente”.