Último llamado para Obamacare

Falta menos de una semana para que se cierre el registro para acogerse a la Ley de Seguro Médico Asequible (ACA). Quienes cualifican para la expansión federal de cobertura médica tienen estos días para decidir si se inscriben en el programa o si están dispuestos a pagar una multa equivalente al 1% del ingreso anual.

No debería ser muy difícil elegir entre una protección médica —con un costo subsidiado para las personas de bajos ingresos— en casos de enfermedad y accidente o pagar una multa y fundamentalmente estar descubierto ante cualquier eventualidad que se necesite una atención médica.

Uno de los motivos principales del ACA, u Obamacare, es evitar que las cuentas médicas originadas ya sea por un accidente o una enfermedad, sigan siendo uno de los principales motivos para una bancarrota personal, o para una quiebra financiera cuyas repercusiones negativas continuarán incluso después de que el paciente se ha recuperado.

El obtener un seguro médico es una cuestión de responsabilidad personal, como también hacia los hijos, la familia y los seres queridos. El adulto indocumentado no debe temer que que los integrantes de su hogar se registren en el ACA. Por el contrario, debe promover el bienestar de ellos porque la información es confidencial y no será provista a las autoridades migratorias.

Los adultos jóvenes tampoco deben creer que son invencibles y que su dinero está mejor invertido en otro gasto que en la cobertura. En el mejor de los casos tendrán que desembolsar dinero en multas a cambio de nada, en el peor una enfermedad o un accidente les recordará la mala decisión tomada.

Se ha escrito mucho sobre Obamacare, la realidad es que es una oportunidad única para obtener la tranquilidad que da el acceso a un médico. La otra opción es ignorarlo, pagar una multa y rezar para no enfermarse o salir lastimado durante una año. No sea irresponsable y regístrese si tiene posibilidades de hacerlo.