Cuidado con el herpes

Esta enfermedad de transmisión sexual puede ser la puerta de entrada a infecciones más graves como el VPH o el VIH.
Cuidado con el herpes
La mejor manera de prevenir una enfermedad de transmisión sexual como el herpes es usar preservativo.
Foto: Shutterstock

El médico Tirso Clemades de Corcho, especialista en infecciones de transmisión sexual, explica que el herpes es originado por un virus y su nombre es herpes simple. Se trasmite de igual forma entre mujeres y varones, además de tener la particularidad de aparecer casi siempre en el mismo lugar en forma de úlceras que dañan la piel y que resultan muy molestas e inclusive dolorosas.

Además, subraya el especialista que es común que las personas que han sido contagiadas no lo sepan hasta que se activa, y esto sucede cuando el individuo se encuentra bajo una situación de estrés y su sistema inmunológico se debilita.

“Hay dos tipos de virus de herpes simple (VHS) y ambos pueden producir el antes llamado herpes genital. El VHS tipo 1 (labial) comúnmente infecta los labios de la boca y causa lesiones conocidas como vesículas de fiebre, aftas o fuegos, aunque también puede infectar el área genital y causar lesiones. Por otra parte, el VHS tipo 2 es usualmente el responsable de causar llagas en la zona genital. No obstante, también puede infectar la boca si durante el encuentro sexual se practica sexo oral”, aclara.

El especialista agrega que ambos tipos pueden producir úlceras en el área vaginal, el pene, alrededor del ano, los glúteos, los muslos y los labios de la boca, y enfatiza que sólo ocasionalmente las lesiones aparecen en otras partes del cuerpo.

“Es muy común que la gente se contagie debido al contacto sexual sin protección con parejas que, desafortunadamente, no saben que están infectadas o que tienen brotes de herpes sin que éstos se asocien con el padecimiento. Por ello, es importante procurar tener relaciones sexuales con preservativos que inhiban el intercambio de fluidos corporales, ya que este virus puede ser la puerta de entrada a infecciones más graves como el Virus del Papiloma Humano (VPH), la sífilis o el mismo Virus de Inmunodeficiencia Adquirida (VIH)”, afirma.

El experto explica que un primer síntoma es cuando aparecen pequeños bultos rojos, los cuales se desarrollan hasta convertirse en úlceras superficiales dolorosas, que tras evolucionar se hacen costras y sanan sin dejar cicatriz. Otros síntomas que pueden presentarse son fiebre, dolor de cabeza o muscular, y padecer inflamación en las glándulas del área inguinal.

Al ser un virus no tiene cura, sólo puede controlarse. Sin embargo, Tirso Clemades de Corcho expone que hay tratamientos que aceleran la curación y el alivio de los síntomas: “Los hay antivirales, recomendados sobre todo en la infección inicial para disminuir el dolor y la virulencia del brote, además de que existen cremas de aplicación tópica, aunque en los casos de dolor muy importante se recomienda un tratamiento antiinflamatorio vía oral”.

El especialista sugiere que durante un episodio activo de herpes es importante seguir estos sencillos pasos para apresurar la curación y evitar la diseminación a otros lugares del cuerpo y/o a otras personas:

• Mantener el área infectada limpia y seca para prevenir que se desarrollen otras infecciones.

No tocar las lesiones.

Lavarse las manos después de tener contacto con el área afectada.

Evitar el contacto sexual desde la aparición de los primeros síntomas, hasta que las lesiones se hayan sanado completamente.

Ante la aparición de una lesión cutánea que se sospeche pueda tratarse de herpes, se recomienda acudir inmediatamente a algún centro especializado en Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), para que el médico descarte o confirme que se trata de este virus y lleve a cabo el tratamiento.

Colaboración de Fundación Teletón México

“El compromiso es una decisión, no un acto obligado”

Bojorge@teleton.org.mx