Los centros para jornaleros

Guía de Regalos

Los jornaleros llenan un vacío laboral. En un sistema de mercado libre, estos trabajadores con su oferta de trabajo cumplen con la demanda de mano de obra temporal. Esta es una transacción económica común en estos días que se fortalece con los centros para jornaleros.

Desde un comienzo, los trabajadores se aglutinaron en las esquinas y en las salidas de las grandes ferreterías en donde los contratistas o patrones temporales recurrían en busca de sus servicios.

Este sistema desordenado expuso a muchos trabajadores a la explotación, el abuso y hasta la vil agresión por tan solo ser jornaleros. Al mismo tiempo, la aglomeración de los trabajadores en la vía pública despertó la inquietud de los vecinos tanto por la seguridad como por la higiene pública.

La solución fueron los centros para jornaleros administrados por organizaciones sin fines de lucro. De esta manera, se estableció un sistema seguro que daba tranquilidad a los trabajadores mientras que le daba la oportunidad a contratistas y patrones de tener acceso rápido a una mano de obra trabajadora y barata por no tener que pagar beneficios .

Lamentablemente la ciudad de Los Ángeles ha decidido no pagar más los cerca de 115 mil a 120 mil dólares anuales que cuesta cada centro. Este es un ahorro de dinero que perjudica tanto a los jornaleros, como a la gente que los busca.

Algunos de estos centros, cumplen una función que incluye aprendizaje de ingles, preparación laboral y lo que ayude al trabajador a incorporarse a la economía formal.

Creemos que es una actitud miope de la Ciudad eliminar estos fondos porque no reconoce el valor de los centros de los trabajadores y contratistas. En realidad habría que ver cómo proteger esa transacción entre los cerca de 22 mil jornaleros que diariamente buscan trabajo y los empleadores.

Los Ángeles es una ciudad de inmigrantes que necesita integrarlos a la economía para que se superen con su productividad y contribuyan con su poder de compra. El cierre de los centros de jornaleros refleja una falta de compromiso municipal hacia esa meta.