Más de 6 millones de PERSONAS inscritAs

WASHINGTON, D.C.— El último día del plazo para contratar los seguros médicos de la reforma sanitaria, el mayor logro doméstico del presidente, Barack Obama, estuvo marcado por nuevos fallos técnicos en la web minimizados por el Gobierno, que enfatizó el auge en la demanda y los más de 6 millones de personas inscritas.

El portal http://www.HealthCare.gov, que experimentó numerosos problemas durante varias semanas tras la apertura el pasado 1 de octubre del periodo para contratar los seguros, estuvo caído en la madrugada de ayer por mantenimiento y después sufrió un fallo técnico que impidió a los nuevos usuarios crearse una cuenta. Según la Casa Blanca, unos 100 mil usuarios intentaban acceder a la web a la vez en las últimas horas de ayer.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, subrayó en su rueda de prensa que durante el fin de semana un total de 2.9 millones de personas visitaron la página.

Además, en los últimos días se formaron filas en varios puntos del país habilitados para contratar los seguros en persona y ayer, hasta el mediodía, la línea telefónica en la que también se podía obtener la cobertura médica había recibido más de 350 mil llamadas.

Obama está “satisfecho” con el aumento del “interés” de los ciudadanos que se ha visto durante las últimas semanas, de acuerdo con Carney.El presidente animó ayer a los más rezagados, con un tuit escrito por él y firmado con sus iniciales (“bo”), a obtener un seguro y enfatizó que firmó la ley en 2010 para que “millones” de estadounidenses puedan tener la “tranquilidad” asociada a contar con una cobertura médica garantizada.

En este último mes Obama se ha involucrado personalmente en la campaña para concienciar a la población de la importancia de tener un seguro, con actos y entrevistas dirigidas principalmente a atraer a los jóvenes y a los hispanos.

Muy comentada fue su aparición en el programa de entrevistas satíricas “Between Two Ferns” del actor y comediante Zach Galifianakis, con la que despertó el interés por la reforma entre muchos jóvenes, según destacó hoy su secretaria de Salud, Kathleen Sebelius.

“Creo que todo el mundo va a quedar muy sorprendido y contento con lo bien que ha resultado (la reforma)”, comentó por su parte el vicepresidente, Joe Biden, en una entrevista televisiva.

El objetivo que se había marcado en un principio la Administración era lograr siete millones de inscripciones en los nuevos seguros entre el 1 de octubre y el 31 de marzo, pero la meta se rebajó a seis debido a los numerosos problemas en la web en sus primeras semanas de funcionamiento.

Ayer el portavoz de la Casa Blanca no se atrevió a anticipar si se llegará a siete millones de inscritos, pero sí afirmó que la cifra final estará “significativamente por encima” de los seis millones.

La reforma sanitaria está considerada el mayor logro en política nacional del mandato de Obama, aunque la aplicación de algunas de sus principales normas ha sufrido numerosos y sucesivos aplazamientos.

La semana pasada el Gobierno anunció que extendía el plazo para contratar los nuevos seguros más allá del 31 de marzo únicamente para las personas que hayan iniciado el proceso, lo que ha generado duras críticas de los republicanos, que consideran un fracaso la reforma y abogan por su eliminación.

“Obamacare”, como la llama despectivamente la oposición, “sigue causando estragos en las familias estadounidenses, en las pequeñas empresas y en nuestra economía, y como he dicho muchas veces el problema no es sólo de la página web, es toda la ley”, reiteró hoy el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner.

En un comunicado, Boehner insistió en que los republicanos seguirán trabajando para derogar la ley y “proteger a las familias y pequeñas empresas de sus tan nocivas consecuencias”.

En 2012 el Tribunal Supremo dio un espaldarazo clave a la ley al declarar constitucional una de sus principales cláusulas, la que establece la obligatoriedad del seguro médico.