Futuro seguro con el 401(k)

Un 401(k) es un plan de retiro que ofrecen muchos empleadores donde puedes autorizas que te depositen directamente de tu cheque de pago cierta cantidad de dinero en inversiones, sin tener que pagar impuestos sobre ellas, para que tu dinero crezca hasta que te retires. Los empleadores también podrían contribuir a tu cuenta un porcentaje de tu ingreso según las reglas de tu compañía. Si te vas de tu empleo, podrás transferir tus depósitos y sus ganancias, al igual que la porción de los depósitos que haya hecho tu empleador, a una cuenta IRA, y así mantener tu pensión.

Pero hay una trampita en los planes 401(k): tus opciones de inversión están limitadas a aquellas que te ofrece tu empleador, lo que significa que tus investigaciones se tendrán que limitar a las opciones que están dentro del menú que te ofrece tu empleador.

No existe la posibilidad de que tú escribas un cheque personal para depositarlo en tu cuenta de 401(k) patrocinada por la empresa donde trabajas; tus depósitos tienen que hacerse por medio del departamento de pagos (payroll) cada vez que recibes un cheque laboral.

Muy importante: se recomienda que tomes ventaja de un plan de retiro 401(k) sólo si posees un número válido de Seguro Social. Si no lo tienes, es preferible que solicites uno llenando la planilla W-7sp (la puedes descargar en http://www.irs.gov) y que inviertas en cuentas fuera de un plan de jubilación, es decir, cuentas regulares, usando ese número. De esa manera, serás el dueño legal de ella.

Para más información, y si quieres de veras sacarle el mejor jugo a tus inversiones en fondos mutuos dentro (o fuera) de tu plan de retiro, usa los siguientes enlaces y el libro que escribí especialmente para ti, Invierte en tu futuro. En él encontrarás, paso a paso, como evaluar tus inversiones actuales y cómo reducir el riesgo en ellas mientras aumentas las probabilidades de ganancias.