Paciencia con la nueva cárcel

La Junta de Supervisores de Los Ángeles no debe apresurarse a aprobar la construcción de una nueva prisión sin que antes se elija al nuevo Sheriff para que él tenga voz y voto de cómo será la cárcel que estará bajo su cargo.

La Junta analizará hoy las cinco propuestas que se le presentaron como alternativas para una nueva prisión a un costo de 1,097 millones y 2,032 millones de dolares. El problema de estos proyectos es que continúan con la política de almacenar en la cárcel a miles de detenidos con problemas mentales. Todos los planes agregan miles de camas adicionales en respuesta a las exigencias federales de dar un trato adecuado a los presos con enfermedades mentales.

Los Ángeles es una de las ciudades que vieron multiplicarse en las últimas décadas la cantidad de presos con dificultades de salud mental, adicciones y medicados. El maltrato a esta creciente población es uno de los numerosos problemas que tiene al Sheriff de Los Ángeles bajo la posibilidad de un decreto de consentimiento parecido al que tuvo por varios años el Departamento de Policía de Los Ángeles.

Algunos condados como el de Miami-Dade han enfrentado este desafío reduciendo el número de presos enfermos mentales, redirigiendo a los individuos que no son peligrosos a programas locales de tratamiento. El sacarlos del sistema judicial ha probado ser mas barato y reduce drásticamente el grado de reincidencia.

Por otra parte, los candidatos a Sheriff de Los Ángeles han expresado su respaldo a un enfoque menos penitenciario para los enfermos mentales, en discrepancia con los proyectos presentados ante la Junta de Supervisores. El proyecto es a largo plazo sin necesitar a esta altura decisiones precipitadas.

Por todo esto, creemos que la Junta debería considerar cambios y alternativas a los proyectos, con la participación del próximo Sheriff electo, para lidiar con los enfermos mentales detenidos de una manera más constructiva que no conduzca a su abuso, sino a una rehabilitación de manera que combata el serio problema de la reincidencia y beneficie a la seguridad pública.