Expandirán centro de detención

Unas 640 camas más a instalación de inmigrantes en Victorville

En momentos en que aumenta la presión sobre el Gobierno federal para limitar las deportaciones y empujar una reforma migratoria, hay compañías privadas de prisiones que siguen apostando por invertir más dinero en expandir los centros de detención para inmigrantes.

Tal es el caso del centro de detención privado de inmigrantes de Adelanto, cerca de Victorville, el más grande de California, que ha anunciado un proyecto de expansión para añadir 640 camas adicionales y llegar así a casi 2,000.

Actualmente, el Centro de Detención de Adelanto tiene capacidad para 1,300 personas y la expansión costará 45 millones de dólares, aumentando la capacidad a 1,940 camas y también los ingresos de GEO group en 21 millones de dólares adicionales. Según un comunicado de GEO, el centro comenzará a recibir detenidos adicionales en julio de 2015.

“La expansión ayudará a llenar la necesidad de espacio que tiene el Gobierno federal para la detención de personas en esta parte del país”, dijo George Zoley, Presidente de GEO.

Grupos pro inmigrantes del Inland Empire ya se están organizando para protestar la expansión del centro, que hace apenas tres años era una prisión estatal con espacio para unos 600 detenidos y que la ciudad de Adelanto vendió a GEO Group, la segunda empresa multinacional de prisiones privadas después de CCA, Corrections Corporations of America.

La compra ocurrió en junio de 2010, y en mayo de 2011 GEO ya tenía un contrato con la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE) y la ciudad de Adelanto, para encerrar a los detenidos federales migratorios. Comenzó a funcionar en Agosto de 2011.

“Este centro ya es el más grande de la costa oeste y expandirlo solo aumentará la criminalización de la comunidad inmigrante”, dijo Luis Nolasco, de la Coalición de Jóvenes Inmigrantes del Inland Empire, “más allá del tema migratorio nos preocupa también que en esta ciudad de Adelanto ya hay una prisión federal, una del condado y este centro de detención”.

La organización juvenil tiene un programa “Amigos de Adelanto” para visitar a detenidos que están allí recluidos mientras se procesa su caso migratorio. “Les ofrecemos amistad, compasión, algo de tiempo”, dijo. “El año pasado nos cerraron el programa y tuvimos que protestar para recuperarlo”.

Normalmente estas empresas no se comprometen a comprar o expandir un centro a menos que tengan un 75% de la capacidad garantizada. Esto es estándar en este tipo de contratos.