Una neutralidad amenazada

La internet trajo una democracia que permitió el desarrollo del sector privado tecnológico y el acceso de los usuarios a un universo de información que en condiciones iguales de distribución compite por su atención.

Esta exitosa estrategia conocida como “neutralidad en la red” está siendo amenazada primero por un fallo judicial de enero pasado y ahora por la nuevas normas que están bajo estudio por la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) que con el fin de adecuar su política a la decisión esta proponiendo una vía rápida y especial para los proveedores de contenido que paguen extra a los proveedores del servicio para tener prioridad frente a otros contenidos.

Este cambio, de realizarse, perjudicara al usuario que ya no sera quien decida cual es su interés prioritario de información, sino que AT&T o Verizon, por ejemplo, decidirían que contenido se mueve más rápido a través, dando preferencia a quienes pagan mas. También, dañará a las empresas tecnológicas que van surgiendo sin tener el dinero para competir con otras ya establecidas.

Para los latinos, el cambio los perjudicaría, además de lo dicho, porque la nueva norma trataría de manera distinta la banda ancha en el hogar a la del móvil, el cual es la principal conexión para nuestra comunidad.

En realidad, es muy fácil acomodar las normas actuales al fallo judicial, basta con que el FCC reclasifique la banda ancha como un “servicio de telecomunicaciones” en vez del actual “servicio de información”, lo que cambiaría totalmente la regulación. Pero este cambio cuenta con la oposición de la industria y su poderoso cabildeo que está ganando con la nueva política que estudia en FCC.

La libertad de la internet está bajo peligro por aquellos que quieren hacer dinero, cambiando el acceso libre acceso a información de los usuarios por las decisiones corporativas.