Prestamistas en líos

Agencia de consumidores revela actividades ilegales en créditos 'payday' revela

Las autoridades federales apenas llevan desde finales de 2011 vigilando por primera vez a entidades financieras no bancarias como los prestamistas payday, los cobradores de deuda y las agencias de informes de crédito. Y han encontrado problemas.

La Oficina de Protección del Consumidor Financiero (CFPB) ha emitido un informe que dice que ha habido comportamientos dudosos, otros directamente ilegales y que otras carecen de un sistema efectivo para procesar quejas.

Entre el pasado mes de noviembre y febrero de 2014 se han recuperado algo más de $70 millones de estos negocios para compensar a 775 mil consumidores perjudicados por sus acciones.

De forma particular, en el sector de los préstamos payday (que son de pequeñas cantidades y para períodos entre cheques de salario u otra forma de ingreso), la CFPB ha encontrado que los prestamistas a veces tratan de recuperar el dinero amenazando con acciones legales que no toman.

Otros prestamistas amenazan con imponer comisiones adicionales que no están en los contratos y engañan a sus clientes con promociones.

Este tipo de préstamos de elevados costos e intereses para quienes los solicitan, están prohibidos en más de una docena de estados que no permiten la usura pero son legales en California. Esta oficina supervisora dice que para recuperar lo prestado algunas entidades acosan a los clientes hasta el punto de ir a por ellos a sus puestos de trabajo.

Las prácticas de los cobradores de deuda, de las que hay 4,500 empresas en todo el país, también preocupan en esta Oficina federal. “Sus prácticas dan lugar a un amplio volumen de quejas a todos los niveles”, explican.

Las más frecuentes es que los cobradores intencional e ilegalmente engañan a los consumidores con posibles litigios para los que raramente tienen evidencias.

Además, y esto lo sufren muchos ciudadanos, estos cobradores hacen demasiadas llamadas a los consumidores. Las autoridades comentan el caso de una empresa que hizo más de 17,000 llamadas a horas que no está permitido hacerlas además de tratar de contactar a 1,000 personas haciendo más de 20 llamadas diarias a cada uno

Los cobradores, según este informe, no investigan las disputas de los informes de crédito de los consumidores pero además algunas oficinas de crédito tampoco están gestionando bien las disputas que se presentan ante ellos.