American Apparel echa a su presidente y fundador

La empresa textil despidió a su controversial presidente ejecutivo y fundador, Dov Charney, no se dio a conocer el motivo
American Apparel echa a su presidente y fundador
Charney ha hecho frente en el pasado reciente a demandas de sus empleados por acoso sexual.
Foto: Archivo

American Apparel, la empresa textil con sede en Los Ángeles, ha echado a su controversial presidente ejecutivo y fundador, Dov Charney. Su despido, en un momento en el que la empresa está perdiendo dinero, puede dar lugar a una suspensión de pagos, explica la empresa en una nota.

El despido ha sido con causa y aunque esta no ha sido revelada en la comunicación de la empresa, uno de los consejeros ha informado a CNN Money que la empresa ha abierto una investigación sobre Charney por una supuesta conducta impropia. Se espera que el empresario abandone también el consejo de la empresa. Desde este órgano se está buscando un sucesor permanente.

Charney ha hecho frente en el pasado reciente a demandas de sus empleados por acoso sexual.

Charney, nacido en Canadá, ha sido un empresario muy poco ortodoxo y fue el responsable de que las campañas de publicidad de la empresa estuvieran llenas de contenido sexual. Él mismo ha tomado muchas de las fotos que aparecían en anuncios de la empresa.

En ocasiones, él mismo ha reconocido no tener corrección política, ser demasiado chocante y controversial.

Como empresario, Charney puso en marcha un negocio en Los Ángeles que iba a contracorriente en el sentido de que quiso establecer unos altos estándares sociales en una industria que tiene a sus principales competidores en países donde los trabajadores suelen estar mal pagados y trabajan en duras condiciones.

La fábrica de Los Ángeles da empleo a un importante número de latinos a los que se les paga un mínimo de $12 la hora (más que el salario mínimo de California) y se les provee seguro médico accesible.

Entre otros beneficios, American Apparel subsidia los almuerzos, el transporte y ofrece clases de inglés a sus trabajadores a los que se les garantiza empleo a tiempo completo, algo poco frecuente en este sector.

Charney se ha mostrado siempre a favor de la reforma migratoria, algo que ha llevado a su slogan, “Legalize L.A.”.