Deuda con los veteranos gays

Congresista quiere restablecer pago total a homosexuales expulsados del Ejército

WASHINGTON, D .C .— Cerca de 14,000 soldados gay fueron dados de baja del Ejército entre 1993 y 2010 debido a su orientación sexual, y ahora la legisladora demócrata de California, Jackie Speier, quiere que se les compense por la separación forzosa.

Según la oficina de Speier, la propuesta presentada antes de iniciar un receso de una semana por el feriado del 4 de julio, es necesaria porque unos 14 mil soldados homosexuales fueron expulsados, pero la mayoría solo recibió un pago parcial por la separación forzosa de las Fuerzas Armadas.

Speier señaló en un comunicado que la política, anulada en 2011, no solo era discriminatoria sino que injustamente castigó a soldados en activo por su orientación sexual.

La mayoría de esos soldados solo recibieron la mitad del pago por separación al que tenían derecho y Speier cree que es hora de corregir ese error.

La medida, que tiene que ser aprobada en ambas cámaras del Congreso para convertirse en ley, beneficiaría a soldados que prestaron servicio militar por al menos seis años. Estos recibirían la diferencia entre el pago original y el pago por separación, más intereses.

Speier cree que su medida, que ya tiene 28 copatrocinadores, corregiría la “deplorable” discriminación de quienes no solo fueron expulsados injustamente sino que solo recibieron la mitad del pago que debían haber recibido.

Bajo la política de “No preguntes, no me digas” (Don’t Ask, Don’t Tell), instituidad durante la presidencia de Bill Clinton, las autoridades castrenses podían expulsar de sus filas a soldados que declararan o mostraran públicamente su homosexualidad.

El Congreso eliminó mediante otra ley esa práctica en diciembre de 2010, y, una vez que la Administración Obama completó los debidos trámites, la medida quedó anulada el 20 de septiembre de 2011.

?>