La gran duda: ¿dónde jugará James?

Un giro táctico del 4-2-3-1 al 4-3-2-1 puede poner al colombiano en el once inicial
La gran duda: ¿dónde jugará James?
El zurdo colombiano James Rodríguez en el césped del Santiago Bernabéu por primera vez, tras su presentación como nuevo jugador del Real Madrid..
Foto: EFE

Un día después, todavía acosado por las luces de los reflectores, James Rodríguez, el flamante dueño de la camiseta 10 del Real Madrid, va volviendo a la realidad, pero todavía no se pregunta dónde va a jugar, aunque debería preguntarse si va a jugar en el campeón de Europa.

Una plantilla repleta de estrellas en la que ganar minutos es una tarea complicada.

En principio, duro para James que debe batallar desde cero para ganar respeto en el vestuario y hacerse un hueco en el primer equipo y una complicación no menor para Carlo Ancelotti, el director técnico merengue, que tiene más jugadores de los que puede poner sobre el campo.

¿Dónde va a jugar James? Lo sabrá el DT.

Lo bueno es que Ancelotti tiene ahora un instrumento más. Un arma versátil que le va a permitir más opciones en su rayado táctico y más alternativas en su plan estratégico. Es un desafío que el actual técnico merengue ya tuvo en el AC Milan y lo sacó campeón de Europa.

Ya probó Ancelotti su capacidad para hacer flexible su módulo táctico y pasar de 4-2-3-1 al 4-3-2-1, siempre dependiendo del nivel de exigencia y sobre todo del campo en el que juegue el partido.

Eso lo ha llevado al campo con el Madrid, campeón de Europa, en lo que fue una variante importante de lo que había sido exitoso con los ‘rossoneri’.

Sólido en el fondo al mejor estilo de las duras defensas italianas, Ancelotti ponía por delante de aquel muro de Cafú, Nesta, Kalatze y Maldini, un bloque de tres medios de contención, dos medios de enganche y un solo punta.

Lo llamaron el “arbolito de Navidad” a la italian: 4-3-2-1

Pongámosle rostros.

Ambrosini, Gatusso y Pirlo en la primera línea del medio. Seedorf y Kaká, eran los generadores y dueños del balón en la mitad del campo y Pipo Inzaghi, su carta de gol.

La gran variante de aquel Milan era la aparición de Andrea Pirlo al lado de Kaká y Seedorf, cuando tenían la pelota. Cuando la perdían Pirlo volvía la lado de Ambrosini y Gatusso y recomponían la figura con tres de contención.

Así fue campeón de Europa en 2007, aunque en el Real Madrid actual rara vez jugó así. Acaso por un guiño de la grada o la presencia de más hombres de talento, la mayoría de las veces fue 4-2-3-1.

Y aquí, ¿dónde cabe James?

Veamos los nombres. Alonso y Modric en el bloque de rechazo. Di María, Bale y Cristiano llenaban las bandas de velocidad y arriba Karim Benzema.

La variante clave será convertir a Modric en Pirlo, para darle la pelota y encargarle la salida limpia desde la mitad.

Fuera de casa, muchas veces, tuvieron a Alonso, Khedira y Modric con Cristiano y Di María (Bale) por los costados y Benzema solo arriba. Una variante para llegar al arbolito de Navidad a la italiana.

James le va a quitar los minutos que tenía Isco. El panorama para el colombiano mejora si finalmente venden a Di María.

La versatilidad de Modric le ofrece a Ancelotti la opción de usarlo al lado de Alonso en funciones más defensivas. Luego tres medios con llegada. Bale sobre derecha, Cristiano sobre izquierda y James (Kroos) en la mitad (en función de Ozil) y Benzema en zona de gol. Para jugar en casa suena bien.

Para jugar fuera, en patios complicados, pinta mejor la vieja receta del 4-3-2-1 con Alonso, Kroos (Khedira) y Modric unos metros atrás de James y Bale, para darle libertad a Cristiano como única referencia de ataque.

Ahora mismo todos se preguntan en qué lugar del campo va a jugar James, un jugdor de 80 millones de euros.

Ya veremos

eldiariony.com