La tranformación de Pemex comienza formalmente

El presidente Enrique Peña Nieto promulga las leyes secundarias de la Reforma Energética que da luz verde a particulares para la extracción y explotación del petróleo
La tranformación de Pemex comienza formalmente
A finales de 2014 se comenzará el proceso de licitación para la extracción del combustible.
Foto: Archivo

México.- El presidente Enrique Peña Nieto concreta este lunes la Reforma Energética con sus leyes secundarias que dan luz verde a la extracción y explotación de petróleo así como la producción de electricidad por parte de particulares.

Al firmar la promulgación, el mandatario arranca un proceso paulatino que pondrá punto final al monopolio del Estado en Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

A partir del 1 de enero de 2016 habrá gasolineras extranjeras en el país con otras marcas y, un año después, los particulares podrán importar gasolina por lo que se reducirán los subsidios

Pemex podrá realizar con la iniciativa privada contratos de servicios, de utilidad compartida y de producción; pagará 65% de impuestos, derechos, regalías y utilidades obtenidas (6% menos que cuando era paraestatal), pero seguirá arrastrando al sindicato.

Las ganancias del Estado por la extracción del petróleo serán administradas por un Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo, dependiente del Banco de México.

Al perder el dominio de la extracción, el Estado no expropiará más las tierras donde hay hidrocarburos sino que habrá un convenio de “ocupación temporal” con los dueños de los terrenos que recibirán a cambio entre 0.5 y 2.5% de las utilidades.

Para la producción de electricidad habrá un Centro Nacional de Control de Energía que será el encargado de operar y supervisar todo el sistema eléctrico en manos del Estado, aunque los particulares podrán producir su propia energía con incentivos para aquellos proyectos que protejan el medio ambiente.

De hecho, habrá una agencia nacional para proteger los ecosistemas que dependerá de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Para evitar actos de corrupción en los procedimientos de licitación, tanto de Pemex como de la CFE serán públicos, con transmisiones de televisión en vivo y con la presencia de testigos Sociales durante los contratos.

La Reforma Energética tuvo durante décadas oposición por parte de grupos políticos de izquierda por considerar que el Estado pierde con la participación privada a uno de sus principales activos y promueven una consulta ciudadana para revocar los cambios.