¿Quieres ‘freaks’? ‘Freakshow’ te los da de todos los tamaños

En vivo y en directo. En la pequeña pantalla. Y en tu computadora. 'Freakshow' está siempre a tu alcance para dejarte con la boca abierta
¿Quieres ‘freaks’? ‘Freakshow’ te los da de todos los tamaños
Tanto Todd Ray como el resto de miembros del Freakshow tienen una misión: anunciar a todo el mundo que lo "normal" ha muerto.
Foto: AMC

El Venice Beach Freakshow da el salto a Netflix tras nueve años albergando animales y humanos extraordinarios y sorprendiendo a propios y extraños.

Venice Beach no es sólo playa, sol y Muscle Beach. Existe un lugar en pleno Ocean Front Walk donde lo imposible se hace realidad y donde personas de toda clase y condición celebran sus diferencias. Se trata del Venice Beach Freakshow, un espacio que combina la exposición de animales sobrenaturales con las actuaciones de artistas insólitos.

“Pasen y vean a una serpiente de dos cabezas, al hombre más pequeño de América, a tres tortugas unidas en un mismo cuerpo al hombre-lobo venido desde México, al perro de cinco patas, a la chica eléctrica, la mujer barbuda…”, anuncia Todd Ray, dueño y padre del Freakshow, a los transeúntes del paseo marítimo. Todas esas excentricidades son solo una parte de lo que los visitantes podrán descubrir en el show de Ray.

“Me llaman el ‘Robert Ripley moderno’, y me encanta. Viajo alrededor del mundo y, allá donde sepa que hay un espécimen único o un artista peculiar, voy para verlo con mis propios ojos. Después, si puedo, los compro o los contrato”, asegura Todd Ray a este medio.

Ray señala que gente de todo el mundo se acerca hasta Venice Beach sólo para ver el Freakshow. “Sin embargo, no todos nuestros fans pueden permitirse viajar hasta aquí. Por eso pensé que sería buena idea producir un programa de televisión sobre el Freakshow”, explica.

Dicho y hecho, el Venice Beach Freakshow dio el salto a la televisión a través de AMC, con un programa sobre el día a día de la familia del Freakshow y mostrando la actuación de un artista invitado distinto cada vez. Ahora, las dos temporadas que llevan grabadas están disponibles en Netflix.

“Netflix nos ha dado aún más fama. Hay gente que viene y nos dice que sus hijos no querían ir a Disneyland, ¡sólo al Freakshow””, señala Ray.

Nueve años y muchas incorporaciones después de su inauguración, el Venice Beach Freakshow sigue trayendo lo inceíble a Los Ángeles con un claro mensaje como estandarte: las diferencias no son para esconderlas, sino para celebrarlas.

“Cuanto más diferente seas, más nos gustas. Da igual si eres diferente por nacimiento, si piensas diferente, si vistes diferente… Siempre y cuando seas tú mismo, nos gustas”, afirma Todd Ray. “Por el mero hecho de ser individuos, ya somos distintos al resto, ya somos ‘freaks’. Esa es nuestra filosofía”, añade.

Gabriel Pimentel, el hombre más pequeño de América, forma parte del Freakshow desde hace un año. “Un día los hijos de Todd me vieron y se acercaron a mí para hablarme del Freakshow de su padre. Me pidieron mi número de teléfono y, unas semanas, después Todd me llamó y me invitó a participar en su show”, explica Gabriel. Pimentel, de 35 años y diagnosticado con “hipoplasia cartílago cabello”, ha trabajado como actor en películas y programas y series de televisión.

Ahora, en el Freakshow, ejerce de maestro de ceremonias, dando la bienvenida al público y presentando a los artistas. Asimismo, asegura que su pequeño tamaño nunca le ha supuesto un problema. “Llevo una vida igual que cualquier otra persona. Tengo amigos que me quieren, tengo pareja y un hijo, que tiene diez años y ya es el doble de alto que yo. Soy chiquito, pero mi vida es muy grande”, dice Pimentel.

El mexicano Larry Gómez, más conocido como el hombre-lobo, forma parte del mundo del espectáculo desde que tenía once años. “Tuve que dejar la escuela secundaria y empezar a trabajar como mago para llevar dinero a casa. Luego pasé al circo. He trabajado como malabarista, mago, payaso, saltador, hombre-bala, ‘speaker’, técnico de luces…”, explica Gómez. Al igual que otros miembros de su familia, Larry Gómez padece hipertricosis, una alteración que produce un mayor crecimiento del vello facial y corporal. A día de hoy, colabora en el Freakshow como invitado temporal, pero “si la cosa va bien, me quedaré aquí”.

“Trago sables, uso un taladro sobre mi cráneo, introduzco un garfio por mi nariz y lo saco por la boca, trago objetos y los hago regresar a través del esófago…”. Esta es la carta de presentación de Morgue, artista extremo desde hace siete años y miembro del Freakshow desde hace tres. Morgue empezó con la magia cuando tenía cuatro años de edad y, con el tiempo, empezó a probar cosas nueva y a probarse a sí mismo.

Comenzó a actuar en distintas zonas de California. “Un día, actuando aquí en el Ocean Front Walk, Todd se acercó a mí y me dijo: ‘Tienes que estar en mi show'”. Reconoce que esto no es un trabajo sino una forma de vida. Esto requiere entrenar todos los días. Tragar espadas, por ejemplo, requiere ejercitar los músculos de la garganta todos los días para que el cuerpo no deje de acostumbrarse a esos esfuerzos. “Aunque quiera, no puedo dejar de ser Morgue fuera del trabajo”, apostilla.

Tanto Todd Ray como el resto de miembros del Freakshow tienen una misión: anunciar a todo el mundo que lo “normal” ha muerto. “¿Qué es ser normal? ¿Quién empezó a usar esa palabra? Lo que puede ser normal para ti puede no serlo para mí. Lo que era normal hace 50 años no lo es ahora”, afirma Ray.

El fundador del Freakshow lidera una lucha contra la concepción negativa que el término “freak” tiene hoy en día. “Para mí no es algo negativo. La palabra ‘normal’ sí lo es. Te pasas toda la vida intentando ser ‘normal’, tratando de ser lo que te han dicho que tienes que ser, en vez de ser quién realmente eres, tal y como naciste y tal y como tú quieres ser”, asevera. “Todo ello es una manera muy particular de robarle libertad a la gente y, como consecuencia, de quitarles su creatividad”, añade.

Dirección: 909 Ocean Front Walk, Venice. venicebeachfreakshow.com

Alrededor de la web