El automovilismo en Estados Unidos, más cerca de los fans: Montoya

El legendario piloto colombiano habla de su carrera en Fórmula 1, el cambio a IndyCar y los desafíos de ser un automovilista latinoamericano

Chicago – Piloto de carrera, Juan Pablo Montoya es muy reconocido en el mundo de automovilismo. Fuera de la fama, él nunca esperaba tener una carrera tan reverenciada.

“Uno creciendo en Colombia nunca cree que va a llegar allá porque las oportunidades son muy pocas y es muy difícil”, dijo el nativo de Bogotá en su parada en Chicago la semana pasada. “Interés hay, pero la cultura automovilística no existe. En Colombia hay solo un autódromo”. Como todo fanático del automovilismo en los 80, Montoya menciona al brasileño Ayrton Senna como un gran ídolo.

Montoya empezó su carrera en Cart y fórmulas bajas antes de comenzar como piloto de prueba para Williams. Después de una breve parada en IndyCar, un contrato en 2001 le permitió comenzar su carrera en Formula 1. Sus 95 carreras con 30 podios y siete victorias lo levantaron a un nivel de reconocimiento global y creó un camino para una nueva generación de pilotos latinoamericanos. “Mucha gente vio que hay luz al final del túnel. Gané muchas carreras y luché por campeonatos”, dijo Montoya. Hoy en día hay tres pilotos latinoamericanos (sin contar al brasileño Felipe Massa) en Fórmula 1: Pastor Maldonado nacido en Venezuela, Sergio Pérez y Esteban Gutiérrez, de México , todos con menos de 30 años.

En sus cinco años corriendo Fórmula 1, Montoya trabajo para dos equipos, Williams y McLaren. “La verdad las dos experiencias fueron muy diferentes, los dos fueron muy buenos. En Williams, como yo fui piloto de pruebas antes, eran como mi familia”.

En 2006 Montoya decidió correr en Estados Unidos. “Me aburrí en Fórmula 1, no estaba disfrutando las carreras y nada, quería algo diferente”, dijo. “La manejada es muy diferente, la cultura también”.

Algo que se ha mencionado en el pasado es la forma en que el automovilismo es en Estados Unidos más un show para los fans en lugar del deporte serio que uno ve en Europa. “Hoy en día (la Fórmula 1) necesita traer fans nuevos”, dijo Montoya. “Los americanos saben hacerlo. Les dan mucho más acceso a los fans. Nosotros en Indy todos los fines de semana tenemos sesión de autógrafos por una hora. No es lo ideal para uno, pero es bueno para el deporte. Entienden muy bien y aprecian mucho al fan acá”.

Montoya regresó al IndyCar con el equipo Penske esta temporada después de siete años corriendo en NASCAR. “La verdad me costó volverme a acostumbrar a las fórmulas, a manejar un carro así de rápido, a las frenadas al grip a todo”, menciona Montoya. Team Penske tiene a dos pilotos maá, Will Power y el brasileño Helio Castroneves, quienes están en las posiciones 1 y 2 en el campeonato, con Montoya en quinto. Su regreso al Indy fue destacado por su victoria en Pocono y el segundo lugar en Milwaukee el domingo pasado.

“Estoy muy contento en la categoría”, dijo Montoya, “es una experiencia increíble”.