Victoria’s Secret en el ojo del huracán… again

Victoria’s Secret en el ojo del huracán… again

Queremos dejar en claro que nos sumamos a la causa de terminar con la falsa imagen de “cuerpo perfecto” que crean las marcas de ropa y las revistas de belleza. Levantamos la voz cuando nos parece que alguna campaña carece de verdad y es, directamente, falsa. Pero una cosa es luchar con razón y otra es, alegar por alegar. Y esto, my folks, es lo que sucede ahora con Victoria’s Secret.

El cuento es que la reconocida firma de ropa interior lanzó una nueva campaña donde se pueden ver a 10 de sus angels luciendo la última línea de bras llamada Body by Victoria. Hasta ahí todo bien. El problema es que a la imagen la acompaña la frase “The perfect ‘body’. Perfect fit. Perfect comfort. Perfectly soft”.

Fue así como tres estudiantes inglesas -Frances Black, Gabriella Kountourides y Laura Ferris- decidieron crear una petición en changer.org que ya ha sido firmada por más de 14 mil personas. Las chicas piden que la firma se disculpe públicamente por promover “unhealthy y unrealistic standars of beauty”. Además, invitan a quienes se unan a ellas, utilicen el hashtag #IAmPerfect para demostrar que todas las mujeres somos iguales.

victorias secret

Técnicamente, la firma no está diciendo que el cuerpo perfecto es el de sus modelos pues lo que viene a ser perfecto es el calce de su nuevo bra que se llama Body. Ahora bien, también entendemos que la frase se puede mal interpretar y que claramente fue un juego de palabras que fue pensado por un grupo de creativos. Pero me cuesta entender a qué apunta el reclamo. Es cosa de percepciones pues a mí, el aviso no me da una imagen irreal ni unhealthy. Me da un poco la sensación de que, en este caso, alegan porque hay que alegar. De hecho, en otra de las imágenes publicitarias utilizan la frase “A Body for every body. That’s the beauty of Body by Victoria“. See?

Lo que sí me parece bien es que existan iniciativas que reafirmen que todas las mujeres somos lindas y perfectas, a nuestra medida porque nadie me puede decir qué es perfecto y qué no. Pero esta vez chicas, no las apoyamos con su petición.