¿La primera congresista nacida en Centroamérica?

La guatemalteca Norma Torres se encamina a una elección decisiva en noviembre
¿La primera congresista nacida en Centroamérica?
Norma Torres espera convertirse en la primera centroamericana en llegar al Congreso de EEUU.
Foto: Aurelia Ventura

@AraceliMartinez

Sin el apoyo del partido demócrata ni del caucus hispano en la elección primaria de junio, la senadora estatal demócrata de Pomona, Torres dejó atrás a tres contrincantes demócratas y a un republicano al obtener el 65.7% de los votos.

Así que se espera que esta inmigrante nacida en Escuintla, Guatemala, no tenga ningún problema para ganar en la elección general de noviembre y reemplazar a la actual congresista Gloria Negrete McLeod, quien se retira para competir por un escaño en la Junta de Supervisores del condado de San Bernardino.

Torres tiene como opositora a Christina Gagnier, una abogada de derechos digitales del Silicon Valley que obtuvo el 14.9% de los votos en la primaria.

El sueño de la guatemalteca desde que se metió en la política es ir al Congreso, pero antes tuvo que ser concejal, alcaldesa de Pomona, asambleísta y senadora.

A diferencia de la mayoría de los legisladores estatales que tienen títulos universitarios, Torres es una mujer que se hizo política obligada por los problemas que enfrentó como operadora en el sistema de llamadas de auxilio 911, donde trabajó por 17 años.

“Definitivamente haber recibido la llamada de una niña hispana de once años que murió a manos de su tío, y que hubiera podido salvarse si no hubiera tenido que esperar 20 minutos antes de que yo recibiera su llamada, marcó mi vida”, dice.

A partir de entonces, Torres se involucró y testificó para cambiar el sistema del 911.

Logró que se estableciera un alcance para la comunidad latina.


Lee también:

Hay una ‘obligación’ de salir a votar

Mayoría de latinos de California apoyan reelección del gobernador Brown

Todos a las urnas el próximo martes

Para los latinos inmigración influye, pero no determina su voto


Y tras echar abajo, junto con un grupo de vecinos, un proyecto para un súper centro de entretenimiento en Pomona, decidió competir para evitar la reelección de un concejal que no los había apoyado.

El tocar puerta tras puerta, aún con un pie que se quebró al caer durante sus caminatas de campaña, dio frutos y ganó el cargo de concejal en una apretada victoria de 75 votos de diferencia.

No todo quedó ahí, luego la animaron a competir para ser alcaldesa de Pomona, y ganó con 250 votos de diferencia. De ahí se fue a la Asamblea y el año pasado triunfó en una elección especial para ir al Senado con amplios márgenes.