La brecha digital persiste y afecta a los hispanos

Mientras se debate si Internet debe ser neutral, en California 54% de latinos que hablan español no tienen banda ancha en casa

La carretera informática de banda ancha no es tan amplia como parece ser. No todos caben ni todos tienen la oportunidad de transitar por ella. Una reciente encuesta reveló que California tiene todavía mucho por recorrer para que todos sus habitantes tengan acceso justo e igualitario a Internet.

Un 25% de californianos en general no tiene acceso a la banda ancha necesaria para navegar por Internet. Y un estudio patrocinado por el California Emerging Technology Fund (CETF), una agencia semiestatal sin fines de lucro basada en San Francisco, reveló que entre los latinos que hablan español el 54% no tiene acceso a Internet de banda ancha en su hogar, y que entre los latinos en general el porcentaje es 37%. Otros grupos afectados por esa brecha digital son personas mayores de 65 años (47%), personas con discapacidad (41%) y personas de ingresos familiares de menos de $20,000 dólares anuales (47%).

Este bajo acceso a Internet de las familias latinas no solo representa una alerta para las agencias gubernamentales sino también para las organizaciones y el liderazgo latino en el estado. “Esa es definitivamente una conclusión que se puede hacer basados en los resultados de la encuesta” dijo Mark DiCamillo, director de la compañía The Field Poll que llevó adelante la encuesta.

“De cada 10 latinos hispanoparlantes solo seis usan el Internet. Esto es dramático si lo comparas con el hecho de que el 86% de los californianos usan el Internet. Es más, la encuesta mostró que tres cuartos de [la población de] californianos usan el Internet en sus casas y solo el 46% de latinos hispanoparlantes lo hacen en sus hogares”, dijo DiCamillo.

Pero para la Fundación Chicana-Latina (FCL) basada en Burlingame estos números no son una sorpresa. “Esa experiencia ya la teníamos. Nos dimos cuenta que en muchas casas de familias latinas no existía tecnología, ni computadoras, ni conexión. Tuvimos un programa llamado Juventud Adelante con el cual trabajábamos con muchachos de séptimo y octavo grado. Sabíamos que el no tener computadoras en casa estaba afectando cómo les iba en la escuela”, dijo Alicia Orozco, coordinadora de proyectos.

Con el programa Conectando a Latinos, FCL busca a las familias que no están conectadas para ayudarlas y guiarlas. Se renuevan computadoras portátiles y se venden a solo $50 dólares. Google les donó 400 minicomputadoras para ser repartidas a través de las escuelas.

También se provee de información y consejos: cuáles son las compañías, los precios, los productos que se necesitan “para que no les vendan cosas que no necesitan”.

Orozco alertó que este es el primer año en que en todas la escuelas de enseñanza media están dando los exámenes solo a través de la computadora. “No hay lápiz ni papel… si un niño no está acostumbrado a usar el teclado —no el teléfono o el tablet— entonces no le va a ir muy bien. Es muy importante que llegue una computadora a todas las casas… O nos sentamos en la mesa en donde están todas las oportunidades o nos sentamos en la esquina y nos tiramos un hueso de vez en cuando”, dijo Orozco.

Maricela Haro, madre mexicana con cuatro hijos, dijo que el programa de la Fundación Chicana-Latina (FCL) “me ha ayudado muchísimo pues mis hijos tenían que ir a una biblioteca a hacer sus tareas. Ya no tienen que andar pidiendo una computadora para hacer sus tareas, inclusive sus grados escolares han subido. Ahora están en mi casa haciendo sus tareas; no tengo que preocuparme de que se me fueron a otro lado”.

Haro, de Union City, dijo que la computadora le ha servido incluso para su negocio de ventas de productos naturales. Ha sido una “oportunidad de poder superarme como mamá, como hermana, como vecina”, dijo.

CL tiene como meta conectar a más personas. Y la tarea no es nada fácil. “Vivimos en uno de los lugares más caros de este país. La economía está bien difícil estamos trabajando con personas que ganan menos de $20,000 dólares al año. El Internet y las computadoras son una herramienta para la participación en este siglo. No es como el cable que puedes elegir no usarlo. Empezando en enero ya no puedes tomar el examen del GED en papel y tampoco puedes conseguir trabajo. Este proyecto es importantísimo para el futuro de nuestras familias”, dijo Orozco.