El Centro de Jornaleros de CARECEN cumple 10 años

Los trabajadores reciben allí apoyo legal, laboral y educativo

@MarveliaAlpizar

La llegada de Mariano Hernández a Los Ángeles, procedente de Chicago, coincidió con la apertura del Centro de Jornaleros ubicado en el área de Westlake en Los Ángeles.

Diez años han transcurrido desde aquel día y Mariano ha sido testigo a lo largo del tiempo de cómo el centro ha ayudado a cientos de trabajadores que han pasado por su sede en busca de trabajo al igual que él.

“Durante estos diez años, he estado aquí todos los días”, dijo Hernández, quien se ha dedicado a trabajar en cualquier labor que se le presente, aunque afirma que su fuerte es la carpintería. Actualmente se encuentra incapacitado para trabajar, pero va al centro todos los días para ayudar en las labores.

“Desde el principio fue un lugar muy bueno porque nos protegía del acoso de la policía”, dijo Hernández, quien recuerda que en aquella época la policía hostigaba a los que se paraban en las calles a la espera de alguien que los contratara.

La sede de Jornaleros del Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN) celebra hoy 10 años conectando a los trabajadores con los patronos y asegurándose que ellos reciban un salario justo, de acuerdo con sus horas trabajadas.

Alrededor de 60 trabajadores se registran diariamente a la espera de ser contratados por personas que necesiten de sus servicios, ya sea llamando por teléfono, en persona o a través de la pagina web del centro.

Pero algunas veces los contratan y no cumplen en pagarles sus salarios, por lo que el centro los ayuda a recuperar lo que les deben. Este año han ayudado con la recuperación de 9,437 dólares en sueldos no pagados.

“Tratamos de llamar al empleador para negociar y ver si logramos que paguen los salarios que deben”, dijo Andreyna Baldenegro, una de las coordinadoras del centro. “En caso contrario, enviamos al trabajador con un abogado para que los ayude”, añadió. Muchos de los afectados son trabajadores que no se han registrado en el centro.

Aunque hay trabajadores como Hernández que han estado con la entidad durante una década, otros como Alfredo Vidal apenas se han incorporado al mismo. Sin embargo, también ha podido ver los beneficios que le brinda.

“Un camarada de aquí me dijo que me acercara”, dijo Vidal, quien tiene unos 28 años trabajando en el área de la construcción. “Desde que llegué, conseguí trabajo diario como tres meses seguidos”, añadió Vidal

http://www.laopinion.com