Dreamers de Arizona quieren las matrículas de residentes

Jóvenes continúan su lucha por la educación

Phoenix.-Después de cerrar el año con una victoria en las cortes que les ha abierto el paso a la obtención de licencias de conducir en Arizona, los jóvenes indocumentados de Arizona aseguran que ahora lucharán por obtener matrículas como residentes en las universidades y los colegios comunitarios.

“Lo siguiente para nosotros son las colegiaturas, actualmente se nos están cobrando sumas sumamente exageradas”, dijo Dulce Matuz, activista y cofundadora de la Coalición del Acta Sueño, en alusión a la ley estatal de 2007 que obliga a los estudiantes indocumentados que quieran cursar estudios superiores pagar matrículas como si fueran estudiantes extranjeros.

Para sus principales críticos, la norma no toma en cuenta que la mayoría de esos estudiantes se han graduado de escuelas secundarias locales o tienen varios años de residencia en Arizona.

Los Colegios Comunitarios en el Condado de Maricopa (MCCD) de alguna manera sí lo entendieron cuando aceptaron el permiso de trabajo que otorgó el Gobierno federal a los jóvenes amparados bajo la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) como una evidencia para poder pagar colegiaturas en calidad de residentes.

No obstante, en septiembre de 2013 el procurador de Justicia del estado de Arizona, Tom Horne, entabló una demanda legal en contra de los Colegios Comunitarios de este condado por otorgar estas tarifas a los estudiantes amparados bajo DACA, que otorga un permiso de trabajo a jóvenes indocumentados y los protege de la deportación.

El procurador argumenta que esta acción es una violación de la ley estatal, ya que considera que la acción diferida anunciada por el presidente de EEUU, Barack Obama, en 2012 no les otorga un “estatus” migratorio en el país.