‘Estamos aquí para resolver una emergencia’

Empresario busca cambiar la visión hacia la industria de los préstamos

En el 2006, el abogado Reid Breitman abrió su primer local de préstamos a través del título del auto en el oeste de Los Ángeles, con la idea de resolver en tan solo unos minutos las urgencias financieras de la gente. Desde entonces su negocio ha crecido como la espuma y le sobran anécdotas conmovedoras.

“Tenemos historias tristes, de gente que debe pagar el funeral de un familiar y no tiene dinero. Vienen, obtienen dinero, resuelven su necesidad y pagan el préstamo en un mes”, contó Breitman en uno de los 40 locales que ahora tiene “Car Cash Loans”, entre los más grandes en el Sur de California.

En los últimos ocho años, dijo Breitman, su principal satisfacción ha sido extender la mano a quienes tienen opciones limitadas y necesitan dinero lo antes posible. Una institución bancaria demora meses en decidir sobre un préstamo y en momentos de apuros hay pocos amigos.

“De verdad estamos aquí para resolver una emergencia. Si buscan un préstamo a largo plazo le pedimos a la gente que no tome el préstamo con nosotros”, comenta Breitman.

Asegura que la filosofía de su negocio, con miles de clientes que van desde Ventura hasta San Diego, es la honestidad.

Con la cautela de un defensor legal, Breitman redactó quizás el contrato más honrado de la industria. “Muchos de mis competidores han copiado una parte, pero no lo han calcado”, menciona.

En su contrato abundan las advertencias acerca del interés e incluso propone buscar otras opciones de obtener dinero a través de la Fundación Nacional para Créditos.

La tasa de interés es muy alta, mucho más alta que las tasas de interés que usted recibiría de bancos, tarjetas de crédito, familiares, amigos, uniones de crédito o su empleador”, indica el acuerdo.

Breitman insiste que sus empleados -la mayoría bilingües- explican cada párrafo del texto. “No dejamos que nadie se vaya sin entender lo que dice [el contrato].

Con su negocio, Breitman busca mostrar el lado amable de la industria de los préstamos, que hoy en día está plagada de quejas. Sus locales, de hecho, han eliminado las penalidades por pago anticipado (que muchos otros sí aplican) y no ven a sus clientes como ganancia.

Para demostrar que este empresario siempre está dispuesto a negociar con los morosos nos contó la historia de una de sus clientas, quien iba a ceder el título de su coche porque no podía pagar la mensualidad, a cambio le congelaron la deuda por seis meses para que pueda reunir el dinero

http://www.laopinion.com