Obama – Peña Nieto: muchos elogios pero nada concreto

Los mandatarios de EEUU y México se reunieron en privado en la Casa Blanca pero no anunciaron ninguna nueva colaboración
Obama – Peña Nieto: muchos elogios pero nada concreto
Al salir de la Casa Blanca, Peña Nieto fue insultado por un centenar de manifestantes que lo tacharon de “asesino”.
Foto: Getty Images

Washington, DC – Los presidentes de EEUU, Barack Obama, y de México, Enrique Peña Nieto, sostuvieron este martes un encuentro privado repleto de elogios pero sin nuevos anuncios concretos para combatir la narcoviolencia en el país vecino.

El encuentro, que incluyó una reunión y un almuerzo sirvió, sobre todo, para repasar la estrecha cooperación de ambos países en un amplio abanico de temas de interés común, incluyendo la seguridad, comercio, inmigración y las relaciones con Cuba.

Así, antes de iniciar sus batallas con el nuevo Congreso, Obama volvió la vista hacia la política exterior, y en México en particular, país con el que EEUU mantiene estrechas relaciones comerciales y políticas.

Sin embargo, más allá de la reiteración de compromisos, el encuentro no arrojó nuevos planes ni nueva oferta de ayuda económica de EEUU para combatir al crimen organizado en México.

El presupuesto para el año fiscal 2015 sí incluye, no obstante, $194 millones para la Iniciativa Mérida, lanzada en 2008 para combatir al crimen organizado.

En declaraciones a la prensa, Obama lamentó la trágica desaparición de los 43 estudiantes en Iguala y expresó el apoyo de EEUU al combate contra el crimen organizado en México, pero dejó en manos del gobierno mexicano la tarea de mejorar la seguridad.

Sin tomar preguntas, Obama afirmó que EEUU sigue de cerca tragedias como la ocurrida con los 43 normalistas de Ayotzinapa, al tiempo que elogió las reformas estructurales de Peña Nieto para bregar con los problemas de seguridad.

“Nuestro compromiso es ser un amigo y respaldo de México en los esfuerzos por eliminar el flagelo de la violencia y los carteles de la droga que son responsable de tanta tragedia dentro de México”, señaló Obama.

“Queremos ser un buen socio en este proceso, reconociendo que en última instancia dependerá de México y sus cuerpos policiales llevar a cabo las decisiones clave” que se requieren, enfatizó Obama.

Peña Nieto, cuyo índice de aprobación está por los suelos por los problemas de corrupción e inseguridad , reconoció que México afronta un “claro reto” por combatir “con mayor eficacia y contundencia” el crimen organizado.

Obama agradeció que, en parte por la labor de México en su frontera sur, se ha reducido a “niveles mucho más manejables” la emigración ilegal de niños no acompañados de Centroamérica.

Ambos mandatarios acordaron seguir trabajando para responder a los retos socioeconómicos que impulsan esa emigración ilegal. En ese sentido, Obama y Peña Nieto acordaron continuar avanzando en la puesta en marcha del Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte con El Salvador, Guatemala y Honduras, que incluye más inversiones en la infraestructura y creación de oportunidades.

En el intercambio de elogios, Peña Nieto calificó de “audaz” y como un “acto de justicia” la decisión de dar alivio de la deportación a hasta cinco millones de inmigrantes indocumentados, dos tercios de los cuales son mexicanos.

En ese sentido, Peña Nieto reiteró el compromiso de su gobierno de ayudar a los connacionales en los trámites de los alivios migratorios; prevenir la desinformación y abusos del programas, especialmente del crimen organizado, y continuar reforzando la vigilancia en la frontera sur de México.

Peña Nieto también calificó de “audaz” la decisión unilateral de Obama de normalizar las relaciones con Cuba, algo para lo cual México ha ofrecido su “colaboración” a ambos países.

El gobierno de Obama ha dejado en claro en esta visita que México es un actor clave en el proceso de acercamiento entre Washington y La Habana, un tema que, al igual que los alivios migratorios, afrontan oposición de los republicanos en el Congreso.

Aunque ambos gobiernos se han empeñado en destacar otros aspectos de la agenda bilateral, como la educación, energía, o la economía, el encuentro no podía omitir el problema de seguridad en México, que ha opacado las reformas de Peña Nieto.


Lee también:

Encuentro bilateral genera retos y expectativas

Manifestantes abuchean a EPN, lo tachan de “asesino” (fotos)

Obama reitera apoyo para seguridad en México

HRW pide a Obama presionar a México por DDHH a través del Plan Mérida


Christopher Wilson, analista del Instituto de México del Centro Woodrow Wilson en Washington, dijo a este diario que aún si no hubo una declaración explícita sobre más ayuda monetaria de EEUU a la Iniciativa Mérida, el encuentro sirvió para remachar el interés “desde los más altos niveles de incrementar la cooperación” en seguridad.

La agenda bilateral EEUU – México es una de las más extensas y complejas del mundo y el espaldarazo público de Obama a Peña Nieto da fe del buen estado de las relaciones, según Wilson.

Durante la mañana, previo al encuentro Obama-Peña Nieto, el vicepresidente Joe Biden y el ministro de Finanzas de México, Luis Videgaray, presidieron la segunda reunión del Diálogo Económico de Alto Nivel, en el que analizaron formas de estrechar aún más los lazos comerciales entre ambos países.

Al salir de la Casa Blanca, Peña Nieto fue insultado por un centenar de manifestantes que lo tacharon de “asesino” y exigieron su renuncia.

Peña Nieto depositó una ofrenda floral ante la Tumba del Soldado Desconocido en el Cementerio de Arlington, en Virginia, antes de emprender su retorno a México