La guerra en Venezuela por las papas fritas y las yucas de McDonald’s

Argumentos sobre problemas de distribución y falta de divisas forman parte de la discusión en redes
La guerra en Venezuela por las papas fritas y las yucas de McDonald’s

¿Yuca o papa frita? La última controversia en las redes sociales en Venezuela se debe a que McDonald’s dejó de ofrecer papas fritas después de haber introducido yuca y arepas en su menú.

Funcionarios del gobierno, influyentes tuiteros venezolanos, la cadena de comida rápida y hasta su competencia, Burger King, entraron al ruedo a dar su versión de los hechos o, en el caso del último, a burlarse del asunto.

En declaraciones a BBC Mundo, Sonia Ruseler, directora de Comunicaciones Corporativas de Arcos Dorados, la franquicia de McDonald’s en América Latina, dijo que “McDonald’s Venezuela está trabajando para resolver esta situación puntual de distribución”. En efecto, una huelga en el puerto de la ciudad estadounidense de Los Ángeles ha generado retrasos en la distribución de los productos de McDonald’s, que exporta la mayoría de sus alimentos al resto del mundo, entre ellos las papas fritas.

Hasta Japón se vio afectado. Las papitas fueron removidas del menú por cuenta de esta situación.

Sin embargo, Ruseler se abstuvo de explicar por qué otros países de América Latina no se vieron afectados.

La otra teoría es que McDonald’s está sufriendo el mismo problema que muchas otras empresas en Venezuela: la falta de divisas para importar productos.

Una gran cantidad de medios oficialistas venezolanos en internet respondieron a esta teoría con un artículo titulado “La verdad de la eliminación de las papas fritas en McDonald’s”, que encontraba la causa en el problema de distribución de la empresa estadounidense.

Y aunque el gobierno parece estar de acuerdo con esta teoría, fue un funcionario del mismo quien sugirió -en Twitter- que podría haber relación con los problemas de asignación de divisas por parte del Estado.

Dante Rivas, exministro de Comercio y hoy Autoridad Única Nacional en Trámites y Permisología, tuiteó: “El que quiera comer importado, como no, que lo haga, pero con los dólares suyos no con las divisas de todos”.

El funcionario después borró el tuit, que, sin embargo, ya estaba ampliamente difundido en las redes. Porque otro de los datos que refuerza la teoría de la falta de divisas es que, según la Junta de la Papa de Estados Unidos, que habló con la agencia AP, la importación de papas fritas congeladas desde Venezuela bajó: durante los primeros 10 meses de 2014, Venezuela importó apenas un 14% del total de papas fritas que trajo en el mismo período del año anterior.

Así, en la mañana, llegó el tuit del perfil de Burger King en Venezuela, que ha sido retuiteado más de 500 veces: “Motivos para sonreir: Las papitas fritas. 😀 (No son exactamente desayuno pero… ¡Sí que son deliciosas! 😀 )”.

La polémica se suma a otra que, dependiendo de cómo se vea, está relacionada: aquella que se dio porque una cadena de supermercados prohibió tomar fotos de los anaqueles vacíos, que para muchos son el símbolo de la escasez que se vive en Venezuela.

El hashtag #AnaquelesVacíosEnVenezuela se convirtió en una tendencia mundial, con más de 200,000 tweets.

La escasez en Venezuela -que según quien la explique se debe a la falta de divisas o al contrabando de extracción- es un problema de varios años que se ha ido profundizando con el tiempo, a pesar de darse de manera intermitente en ciertos productos que van y vienen.

Hay ciertos productos que son escasos con más frecuencia que otros, por lo que apenas llegan al supermercado son comprados de manera instantánea por la gente.

En consecuencia, de vez en cuando se ven anaqueles vacíos en los supermercados y con mucha frecuencia largas filas afuera de los comercios.