Una mujer es la clave del laboratorio virtual de Ford

Gracias a Elizabeth Baron, Ford puede probar virtualmente cada detalle de sus vehículos antes de construir un modelo físico
Una mujer es la clave del laboratorio virtual de Ford
En el Studio 2000X de Ford es posible probar un auto virtual y completamente.
Foto: Ford

El diseño de automóviles es un largo proceso que inicia con un boceto bidimensional y puede tomar hasta dos años para convertirse en un vehículo listo para la producción.

Un paso poco conocido dentro de este complejo proceso es el de hacer animaciones. Las animaciones ofrecen la oportunidad de ver el nuevo vehículo en su hábitat natural, por así decirlo. Una animación también puede traer dinámicamente a la vida las diferencias entre la versión actual y el producto de próxima generación.

En una pequeña habitación secreta en el centro de desarrollo de productos de Ford, un equipo de unos 10 animadores trabajan en conjunto con tres pantallas cada uno. Se trata del Studio 2000x, una instalación de animación interna de Ford que crea producciones de ultra alta definición para una amplia gama de usos.

Años antes de que un vehículo Ford se muestre en un auto show o llegue a los concesionarios, los investigadores de Ford trabajan detrás de las escenas para lograr la perfección necesaria en el vehículo.

Las evaluaciones tempranas en el mundo virtual contribuyen a seleccionar materiales de alta calidad, artesanía superior y un acabado más refinado, mucho antes de que comience la producción. Estas evaluaciones también aceleran el tiempo de producción, al tiempo que reducen los costos.

En el Studio 2000X, el espacio virtual dentro del laboratorio de inmersión del medio ambiente, es una gran zona de captura de movimiento donde se puede interactuar plenamente con el interior y el exterior de un vehículo.

Los ingenieros y diseñadores de Ford son capaces de caminar alrededor de un vehículo en forma virtual a gran escala, y a continuación entrar y rápidamente evaluar cada asiento.

Este entorno debe mostrar la gradación de color, contraste, sombra, textura, la luz, la reflexión y muchos otros atributos para simular el mundo real.

Se puede evaluar la calidad artesanal de los márgenes, las lagunas, el ajuste y el acabado. También se utiliza en la estética y el diseño de vehículos, de embalaje, ergonomía y visibilidad. La instalación ofrece una multitud de capacidades significativas que han eliminado costosas ayudas físicas.

Una de las personas galardonadas en este departamento es Elizabeth Baron, una especialista técnica en Realidad Virtual y Visualización Avanzada de Ford. Ella ha sido la fuerza impulsora en el desarrollo y despliegue de la tecnología de verificación de vehículos de inmersión en la automotriz.

Elizabeth es la inventora del proceso de inmersión en el entorno del vehículo (FIVE) y la tecnología que sumerge a una persona en un mismo tamaño, en el entorno del vehículo en la realidad virtual, a fin de evaluar productos en tiempo real antes de que cualquier modelo físico se construya.

“FIVE” está siendo utilizado para satisfacer los criterios de evaluación para la ingeniería, el diseño estético, la ergonomía y el proceso de fabricación.

Elizabeth comenzó su carrera en Ford trabajando como desarrolladora de software para el diseño de productos de la automotriz, más tarde se especializó en software de visualización y modelado de sólidos.

Se convirtió en la primera técnica especialista de Ford en tratar de lograr el programa de realidad virtual, cargo que ella misma pidió crear para que creciera la tecnología con la compañía. Recibió su licenciatura en Ciencias de Tecnología Industrial de la Computación en la Universidad de Eastern Michigan. Es miembro del consorcio del movimiento humano de simulación de la Universidad de Michigan, la Society of Automotive Engineers y la ACM.

En septiembre, Elizabeth fue galardonada con el premio a la más alta técnica de Ford Motor Company, sobre Investigación e Innovación “Dr. Haren Gandhi”, en honor a su carrera en la visualización inmersa y su liderazgo técnico.

Gracias a Elizabeth el laboratorio tiene un verdadero sentido del mundo físico, con la capacidad de evaluar problemas complejos de ingeniería y desarrollar las características de diseño estético.

La capacidad del proceso de fabricación donde el laboratorio puede representar un vehículo completo, incluyendo todas las configuraciones del sistema de propulsión, todo en un entorno virtual, hace que el consumidor final se sienta satisfecho en la vida real.