El fiasco de la Súper Tormenta

Jorge Viera nos cuenta cómo cubrieron en Univision 41 la información sobre la tormenta Juno

Nilda Rosario, presentadora del clima en Univision 41.
Nilda Rosario, presentadora del clima en Univision 41.
Foto: Univision 41 Nueva York.

“Desde las once de la noche cualquier persona que maneje en la ciudad de Nueva York será multada y hasta pudiera ser arrestada. También todos los trenes van a estar cerrados”, puntualizó el alcalde Bill de Blassio. Ante este anuncio los ciudadanos de la Gran Manzana abarrotaron los supermercados; al cabo del rato las góndolas parecían las de los supers de Venezuela debido a la crisis.

Pero lo que el alcalde nunca dijo fue que a las 8 de la noche algunos cómputos indicaban que de “súper tormenta” para nuestra área solo quedaba el nombre. Cuando se acercaban las 11 ya sabía que nada pasaría, pero decidió que era mejor mantener a la ciudadanía en pánico.

Mi compañera Nilda Rosario, con su estilo único, fue la única que se atrevió a desafiar a las autoridades. Entrada la noche les indicaba a nuestros televidentes que de “súper” no quedaba nada más que el suspiro (por lo menos para el área de Manhattan). Encomendable su trabajo y su conocimiento meteorológico.

Lo irónico de todo esto es que después de paralizar la ciudad más importante del mundo, Gary Szatkowski, del Servicio Nacional de Meteorología, escribió en su cuenta de Twitter:

“Mi más profunda disculpa para muchos que han tenido que tomar decisiones clave y muchos otros miembros del público en general. Ustedes tomaron muchas decisiones difíciles esperando que nosotros le diéramos la información correcta y no lo hicimos. Una vez más, lo siento”.

La pregunta es cuánto dinero se gastó Nueva York en preparativos y en el cierre del transporte público para que en un simple tuit, la persona encargada de avisar a los ciudadanos que sus vidas pudieran estar en peligro, pida unas simples disculpas sin ni siquiera dar la cara.

La cifra exacta de cuanto costó este pequeño circo no la sabremos bien todavía, pero lo que sí está claro es que ronda en los millones de dólares.

Y la pregunta que yo me hago, ¿por qué no escucharon a nuestra Nilda Rosario, que humildemente se dedicó toda la noche a desmentir a la autoridad en meteorología? Quedó demostrado que por lo menos yo trabajo con una verdadera autoridad en meteorología, mi amiga Nilda Rosario. Orgullo de Univision.