Esos kilos de más no son mi culpa…

Conoce mitos y realidades en torno a la pérdida de peso… no te sentirás culpable
Esos kilos de más no son mi culpa…
Para algunas personas bajar de peso va más allá del seguir una dieta, tener voluntad y hacer ejercicio.
Foto: Shutterstock

patricia.prieto@laopinion.com

El bajar de peso es una de las resoluciones más comunes del Año Nuevo. Sin embargo, año tras año para algunas personas obesas esta promesa se torna en una verdadera pesadilla tras no poder materializar su cometido.

¿Por qué pasa esto? Algunos dirán: porque comen mucho, no hacen ejercicio, les falta voluntad, no son perseverantes, no les interesa hacerle frente a su obesidad, son felices siendo gordos. Pues, aunque es cierto que la mayoría de los casos de sobrepeso se debe a los malos hábitos alimenticios y la falta de actividad física, para algunas personas obesas el problema va más allá del someterse a miles de dietas y tener constancia en su rutina de ejercicios.

Hay varios factores que contribuyen al sobrepeso y la obesidad. Entre ellos están los relacionados con factores genéticos, fisiológicos e incluso, hormonales”, dice el endocrinólogo Edward Hess, viculado a Kaiser Permanente en Fontana, California.

Esto quiere decir que, para algunos, el sobrepeso es una barrera que choca con el ferviente deseo de controlar el consumo de calorías diarias para estar delgado.

Entre los desórdenes hormonales más comunes (relacionados con la obesidad) están el hipotiroidismo y el síndrome de Cushing.

“Ambas condiciones están ligadas a alteraciones en la producción de alguna hormona. En el caso del hipotiroidismo son las hormonas tiroideas, y en el síndrome de Cushing es la hormona cortisol”, detalla el galeno, y describe cada una de ellas.

  • Hipotiroidismo. Quienes sufren de este problema no producen la hormona tiroidea necesaria para mantener el cuerpo funcionando de manera normal. “Esto genera un descenso del metabolismo que resulta en retener agua y la incapacidad de quemar las calorías y utilizar correctamente la energía corporal”, señala el doctor Hess.
  • Síndrome de Cushing. Este síndrome, conocido también como hipercortisolismo, es una enfermedad que se produce por los altos niveles de la hormona cortisol (u hormona del estrés) en el cuerpo. “El hipercortisolismo puede darse ya sea porque el cuerpo produce demasiado cortisol o por tomar demasiados medicamentos que contienen cortisol”, explica el experto en endocrinología. “Y, aunque es una condición poco común, en quienes la padecen, el aumento de peso (particularmente en el área del tórax y el abdomen) es muy común”.
  • Resistencia a la leptina. Otro desorden hormonal que desempeña un papel en el control del peso es la resistencia a la leptina. Esta hormona de proteína (que la sangre transporta al cerebro) es la que se encarga de emitir el mensaje de llenura. “Una persona que padece de resistencia a la leptina no recibe este mensaje y no se da cuenta que ya está satisfecha y seguirá comiendo”, detalla el doctor Hess.

Como ves, estas afecciones hormonales –al no ser tratadas- hacen complejo el simple deseo de bajar peso en algunas personas. Si ves que no bajas de peso, a pesar de mover cielo y tierra para lograr tu cometido, consulta con tu médico para que te haga un examen del funcionamiento de tu tiroides y de los niveles de las hormonas que promueven la obesidad.

El doctor Eleazar Kadile, director del Centro de Medicina Integral en Green Bay, Wisconsin, y autor del libro “Stop Dying Fat”, dice que el no tener en cuenta los siguientes mitos en referencia al sobrepeso y la obesidad contribuyen significativamente a la crisis nacional.

Las causas fisiológicas, psicológicas, sociales y ambientales de la obesidad crean el predicado de que las personas obesas se enmarcan en situación y no quiere salir de ella.

Los obesos son más que “grasa y felicidad”. Las personas obesas están sujetas a supresiones y humillaciones en la sociedad. Como por ejemplo, dice el galeno, tienen que pagar pasajes de primera clase porque los asientos de la sección económica están diseñados para gente delgada.

Las personas obesas sólo necesitan de una dieta adecuada. El cómo se come es solo una parte del remedio para bajar de peso. En las personas obesas se requiere “la motivación sostenida para cambiar, el aprendizaje continuo, la vigilancia y la capacidad de ser honesto”.

Lo que necesitan los obesos es “sólo ponerse a bajar de peso”. Este predicado no está basado en la realidad, dice el doctor Kadile. “Es una respuesta demasiado simplista para un problema frustrante”.

El doctor Edward Hess describe otros factores que influyen en la realidad del sobrepeso.

  • Estrés. El exceso de estrés en el organismo incrementa los niveles de cortisol y reduce los niveles de la hormona leptina. Cuando esto sucede, explica el endocrinólogo, se produce más hambre, más placer al comer y se hace más difícil quemar calorías.
  • Menopausia. Los cambios hormonales que suceden durante el cambio de vida contribuyen a un aumento de peso en las mujeres.
  • Insomnio. Diversos estudios han demostrado una relación entre la falta de sueño y el aumento de peso. “Cuando uno duerme, se producen las hormonas leptina y grelina, que ayudan a controlar el apetito”, explica el entrevistado.
  • Más de un tercio de los adultos en Estados Unidos (35.1%) padece de obesidad, según los Centros para el Control de Enfermedades (CDC).
  • Cerca del 70% de la población estadounidense está con sobrepeso.
  • El problema de obesidad en los adolescentes de este país se ha cuadriplicado en las últimas tres décadas.