Niños de Compton trabajan por una ciudad sin grafito ni basura

Estudiantes angelinos luchan contra el grafito en la ciudad
Niños de Compton trabajan por una ciudad sin grafito ni basura
El 65% de los 97,000 habitantes en Compton son latinos.
Foto: Isaías Alvarado

@alvaradoisa

A la izquierda de la escuela primaria Roosevelt, en Compton, alguien pintó en una pared las iniciales de una pandilla. A la derecha del plantel, en otra barda, se lee este mensaje: “Good to great”.

Esta escuela es el fiel entre los pocos que quieren seguir viendo una ciudad plagada de grafito y los muchos que sueñan con una comunidad limpia y sin violencia.

Al segundo grupo se han unido alumnos del sexto grado de la Roosevelt, quienes a través de un video intentan despertar consciencia y tener un Compton mejor. Su grabación se envió a la Casa Blanca hace unos días con el fin de participar en su Festival de Filmaciones de Estudiantes.

“Mi mensaje es que paren de rayar las paredes”, dice Ruby Quiroz, de 12 años y quien interpreta en el breve filme a una pandillera que es sorprendida pintando una pared.

Quiroz conoce de cerca el impacto del grafito en este municipio, donde el 65% de sus 97,000 habitantes son latinos. “Es malo porque rayan la pared de mi casa. ¿Qué piensan que somos?”, pregunta con cierta molestia. “Pintamos y a los dos días otra vez está rayada nuestra pared”.

La maestra de Quiroz, Jamica Hale, explica que los niños de esta escuela saben que el grafito está ligado con las pandillas y éstas -a su vez- con la violencia que enfrentan aquí. “Muchos conocen a chicos más grandes que son presionados para que dibujen grafito o para unirse a sus grupos”, señala.

Otro grupo de alumnos participó en otra grabación para exponer otro problema: la basura.

“Los parque de nuestra comunidad siempre están sucios y parece que a la gente no le importa”, indica Emrie Gutiérrez, de 11 años y quien aparece en la filmación recogiendo desechos.

Estos niños, celebra la maestra Silvia García, están actuando como agentes de cambio.

“Ellos viven aquí, lo ven todos los días, se siente tristes cuando caminan de la casa a la escuela y ven las paredes, parques y pisos sucios”, dijo. “Ellos quieren que sus voces se escuchen”, concluye.

Este año la temática del concurso de la Casa Blanca es “El impacto de ayudar”.