Si no recibiste un Oscar, siempre te queda un Razzie

Si no recibiste un Oscar, siempre te queda un Razzie

Anoche millones (43 de ellos en el 2014) de personas alrededor del mundo se pegaron a las pantallas de sus televisores, computadoras y demás devices a ver la ceremonia número 87 de los premios más importantes de la industria cinematográfica (¿mundial?), los Oscar.  Mientras el mexicano Alejandro Gonzáles Iñárritu se quedó con los premios a Mejor Director y Mejor Película entre otros con Birdman (¡Y que viva México!), otras buenas cintas como Selma (una de mis favoritas) pasaron sin pena ni gloria. ¿Pero qué pasa con las cintas realmente malas que desde su etapa de concepción tienen bien sabido que no llegarán a ninguna parte? No worries, en el juego de Hollywood nadie pierde y 10 de las mayores chites del cine se llevaron su Razzie.

Peor PelículaSaving Christmas (Kirk Cameron)

Peor Actor– Kirk Cameron Saving Christmas

kirk_cameron

Peor Actriz- Cameron Diaz The Other Woman y Sex Tape 

Cameron-Diaz-Sex-Tape

Peor Actriz de Reparto– Megan Fox Teenage Mutant Ninja Turtles

121530_900

Peor Actor de Reparto– Kelsey Grammer Expebdable 3, Legends of Oz, Think Like a Man Too y Transformers

fdmq6

Peor Director– Michael Bay Transformers 4

transformers-optimus-gif

Peor Pareja en Pantalla– Kirk Cameron & His Ego Saving Christmas

b3edfeda334789e46f8e5b5b0152c2fc3d25c32a93a2c68bc91bd9fe1d49f18e

Peor Guion Saving Christmas 

Sad+santa_13e60b_3590538

Peor Remake o Secuela Annie

En 1981 el copy y publicista John. J. B. se encontraba reunido con un grupo de amigos viendo la ceremonia de los Oscar. Siendo todos amantes (y “críticos”) de cine decidieron hacer una votación espontánea para escoger las peores películas del año. Así nacieron los Golden Raspberry Awards, o Razzies, que este año celebraron su versión número 35 entregando una frambuesa del tamaño de una bola de golf, pintada con spray color dorado a los perdedores ganadores. El evento es una completa burla, pero también es un triste recordatorio de la cantidad de dinero que gasta Hollywood produciendo cintas de bajísima calidad, en vez de invertir en proyectos artísticos que realmente valen la pena.