Trasladan a 500 presos tras motín en cárcel de Texas

Las instalaciones sufrieron graves desperfectos tras el motín
Trasladan a 500 presos tras motín en cárcel de Texas
La mayoría de los detenidos son inmigrantes que entraron a EEUU sin documentos.
Foto: Captura de YouTube

Tras el motín ocurrido el pasado viernes en un penal del sur de Texas (EEUU) que dejó sus instalaciones completamente inhabitables, las autoridades trasladaron ya a otras cárceles a 570 de los casi 2,900 presos que cumplían ahí sus condenas, informaron hoy los gestores de la cárcel.

El viernes pasado, unos 2,000 presos del Centro Correccional del Condado de Willacy, ubicado en el municipio de Raymondville, tomaron el control de la prisión usando tuberías como armas, una situación que se prolongó hasta la noche del sábado, mientras los cabecillas del motín negociaban con las autoridades.

Durante el motín, se quemaron tres de las diez unidades que componen el penal y los sistemas de calefacción, refrigeración y ventilación quedaron desmantelados.

Al parecer, el motivo que encendió la protesta fue el descontento de los internos con la atención médica que reciben en el penal.

“Hasta el momento, 570 presos han sido trasladados del Centro Correccional del Condado de Willacy a otras prisiones federales en Texas y fuera del estado”, apuntó hoy en un comunicado la empresa privada Management and Training Corp, que gestiona la cárcel.

La empresa no informó “por motivos de seguridad” de las nuevas ubicaciones de los presos trasladados.

Este primer grupo, de acuerdo con Ed Ross, portavoz de la Oficina Federal de Prisiones, está formado por reclusos de baja seguridad e inmigrantes ilegales.

Se espera que el resto de los 2,880 presos que estaban internados en ese penal también sean trasladados, ya que las instalaciones sufrieron graves desperfectos tras el motín.

La prisión privada, ubicada cerca de la frontera con México, abrió en 2006 como centro de detención de inmigrantes, aunque más tarde se reconvirtió en penal tras la aparición de varios informes que indicaban prácticas abusivas.

El Sindicato Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) alertó en un informe del año pasado de que los presos de dicha prisión vivían en condiciones de hacinamiento y el penal se encontraba saturado.