¿Es seguro viajar en autobús? Aumentan robos en rutas de Metro

Testigos relatan acontecimientos delictivos a bordo de los autobuses en Los Ángeles

En el 2014 la cifra ascendió a 322 en comparación a los 290 en el 2013.
En el 2014 la cifra ascendió a 322 en comparación a los 290 en el 2013.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

@MarveliaAlpizar

Aunque Nuria Valles usa poco los buses para trasladarse por Los Ángeles, siempre está alerta a cualquier situación que pudiera desencadenar un incidente con consecuencias negativas para ella.

“Una vez iba parada en la parte de atrás de un bus y estaba muy lleno. Vi a un hombre que llevaba una pistola y parecía que tenia intenciones de sacarla. Me volteó a ver y me asuste”, dijo Valles, quien decidió bajarse de la ruta a pesar de que aún no había llegado a su destino.

Valles, para su suerte, no ha formado parte de las estadísticas de delitos que ocurren en los buses de Metro pero, de acuerdo con cifras suministradas por el Departamento del Sheriff de Los Ángeles (LASD), durante el año 2014 ocurrieron 322 robos en buses de Metro. Estas cifras reflejan un aumento en comparación al 2013 (290) y 2012 (268).

LEE TAMBIÉN: Estudio refleja que los autobuses de Metro no son nada puntuales

Ramón Montenegro, portavoz de la División de Tránsito del LASD, señaló que el departamento lleva una estadística general sobre los tipos de incidentes que ocurren en buses y trenes. Sin embargo, con respecto a rutas específicas, “sería muy difícil establecer con exactitud qué línea de bus tiene más problema que otras”, dijo Montenegro.

Montenegro también destaca que los incidentes relacionados con delitos están cambiando siempre de acuerdo a la época del año, despliegue de personal u otros factores.

“Los incidentes relacionados con delitos en el Metro son muy bajos en comparación con las áreas en que los buses se desplazan”, dijo Montenegro. “Aunque la geografía juega un papel muy importante en los incidentes delictivos de Metro, no son el único factor”.

LEE TAMBIÉN: Tiroteos contra autobuses crean temor ante pasajeros

Rosa Conde, quien vive en Inglewood y utiliza cuatro rutas para desplazarse por Los Ángeles, piensa que hay gente mala en todas partes, no importa a donde la persona vaya. Por eso siempre es precavida cuando sube a los autobuses.

“Siempre me quedo en la parte de adelante del autobús porque las cosas siempre pasan en la parte de atrás”, dijo Conde, quien nunca ha sido victima de robo en un bus. “Una vez a una joven que iba en la parte de atrás le arrancaron la cartera en el momento que el bus paró y abrió las puertas. El hombre salió corriendo y ella no pudo hacer nada. Por eso es que siempre me quedo adelante y si puedo, detrás del chofer“.