Lo que debes saber antes de consultar un médico en línea

Los anuncios prometen valor y conveniencia. Pero, ¿puedes creerles?
Lo que debes saber antes de consultar un médico en línea
Las videoconsultas permiten al emigrante acceder al servicio de salud nacional.
Foto: Consumer Reports


Tal vez te duele la garganta o una erupción que te da comezón y deseas recibir atención médica ahora mismo. Pero ya no son horas hábiles, vives muy lejos de una clínica médica o a lo mejor tu médico está tan ocupado que no puede atenderte.

Una posible solución: tu computadora. No nos referimos a enviarle un correo electrónico a tu médico regular. La tendencia más reciente son los servicios de salud en línea que te permiten conectarte 24 horas al día, los 7 días del año con un proveedor que nunca has conocido. Casi 800,000 personas en EEUU ya han utilizado estos servicios con nombres como Amwell, Call the Doc, Doctor on Demand y MDLive; se espera que más gente acuda a estos sitios pronto. ¿Deberías tú utilizar uno?

“Tal vez, pero solo en algunas circunstancias y con mucho cuidado”, dice John Santa, M.D., asesor médico para Consumer Reports y coautor de un informe de 2014 sobre esta tendencia en la revista médica Journal of the American Medical Association. A continuación aparecen 5 preguntas a considerar antes de registrarse en un sitio médico digital.

1. ¿Qué tan enfermo estás?

Las visitas virtuales no son para emergencias. Si estás sangrando mucho o sospechas que tienes un hueso fracturado o que estás sufriendo un ataque al corazón, vete a la sala de emergencias. Los médicos en línea tampoco son ideales para enfermedades crónicas como la diabetes o la enfermedad del corazón. “Para esos casos, aún necesitas la supervisión de un médico”, dice Santa.

Las consultas médicas virtuales se deben reservar para los problemas como alergias, tos y diarrea así como infecciones de oídos, nariz y del tracto urinario. Consulta nuestros consejos para saber cuándo utilizar la atención de urgencia y las clínicas de salud minoristas.

2. ¿Puedes confiar en el sitio?

Eso no siempre es fácil de saber. “La consulta médica en línea todavía es como el Viejo Oeste”, dice Santa. Debes estar pendiente de las señales de alerta, incluyendo los sitios que venden suplementos u otros productos, que no comparten el estado de capacitación u otorgamiento de licencias de sus proveedores, que te exhortan a hacerte pruebas no relacionadas con tu queja inmediata y que te dificultan encontrar o comprender sus políticas de privacidad.

Los programas que cumplen con los estándares de privacidad del paciente, pueden comprobar que sus sitios se adhieren a las leyes federales y estatales, y se aseguran de que los proveedores tienen licencia y puedan estar acreditados por la Asociación Estadounidense de Telemedicina.

3. ¿Cuánto costará?

Ciertos sitios publican sus tarifas abiertamente. Doctor on Demand, por ejemplo, cobra $40 por un video chat de 15 minutos con un médico. Otros hacen que te registres para obtener esa información. Probablemente deberás pagar el servicio de tu propio bolsillo.

Las aseguradoras que te limitan a los proveedores de la red no cubrirán los costos; incluso aquellos que dan mayor acceso, como Medicare, pocas veces cubren a los médicos en línea. Sin embargo, puedes utilizar el dinero de una cuenta de ahorros para salud o cuenta de gastos flexibles.

4. ¿Qué ocurre con los medicamentos?

Muchos sitios tienen una lista limitada de medicamentos que recetan, como antihistamínicos y antimicóticos (antihongos). No te apresures a aceptar las recetas médicas que los sitios ofrecen. Recetar antibióticos, por ejemplo, generalmente se debe basar en un examen físico o examen de laboratorio, algo que tu médico en línea no puede hacer. Ciertos sitios no recetarán medicamentos para tu “estilo de vida” tales como sildenafil (Viagra). Y ningún sitio debe recetar opiáceos u otra sustancia controlada.

5. ¿Qué sucede con el cuidado posterior?

El cuidado en línea no está diseñado para ser continuo. Pero siempre se debe hablar sobre el cuidado de seguimiento. Averigua cuánto tiempo te tomará sentirte mejor y qué debes hacer si no mejoras, recomienda el doctor Santa. Tu proveedor en línea debe enviarle la información a tu médico tratante.

Tú también debes informarle a tu médico. Y el doctor Santa termina diciendo “Los pacientes deben tener documentación de todo el cuidado médico que reciban, incluyendo pruebas y tratamientos, en un mismo lugar”.

—Joel Keehn